Sol, playas y terrazas de verano. La tercera pata de la fórmula mágica estival en Cangas ocupa una superficie de casi 1.000 metros cuadrados, más del doble de la que se contabilizó el año pasado. Así lo muestran los datos recogidos por el concello morracense, que hablan de la concesión de licencias para cubrir un área equivalente a los 989,35 metros cuadrados. El verano pasado la superficie alcanzaba únicamente los 452 metros cuadrados.

La comisión de gobierno de Cangas ha dado el visto bueno a un total de 37 solicitudes para la instalación de terrazas de verano. El permiso tiene una validez de cuatro meses y se aplica con efectos retroactivos, ya que la temporada veraniega se inició a efectos oficiales el pasado 1 de junio y finalizará el próximo 30 de septiembre. De las 37 licencias concedidas cinco se sitúan en zona de dominio marítimo terrestre de Cangas y el resto en dominio público. Las primeras suponen una ocupación global de 110 metros cuadrados y se sitúan todas ellas en el Paseo Marítimo de Rodeira.

La calle Eugenio Sequeiros alberga, como ya es habitual, la mayoría de terrazas situadas en dominio público. La zona más tradicional de Cangas para disfrutar de un refresco al aire libre cuenta con diez locales con permiso para disponer sillas y mesas en esta avenida. En total son 451 metros cuadrados de terrazas, casi la misma superficie del verano pasado en toda la villa. El siguiente punto más aprovechado por los hosteleros cangueses para ubicar estos espacios es la calle Montero Ríos, en donde hay cuatro terrazas aunque con dimensiones mucho más reducidas, 38 metros cuadrados en total. La calle Méndez Núñez cuenta con tres terrazas y 136 metros cuadrados de ocupación, mientras que la calle Saralegui y la Praza do Arco tienen dos locales con mesas y sillas al aire libre.

El resto de establecimientos con permiso se sitúan en la playa de Nerga, Benigno Soage, Eirado do Costal, Avenida de Bueu, Rúa Lirio, alameda de Aldán, Rúa Santabaia, Rúa Real, Praza de As Pontes, Seixo-Darbo y en la Rúa Estrela. Las dimensiones de las terrazas van desde los 4 metros cuadrados de las más reducidas -Bar Peixe y Cervecería Cactus- a los 70 metros cuadrados de la más amplia, O Cangaceiro.

Las tasas municipales por día y metro cuadrado de terraza son de 0,42 euros, lo que supone abonar 51,24 euros por metro cuadrado durante todo el verano. Con los datos que se manejan, la cantidad que se ingresaría en las arcas del concello sería de 50.694 euros, superior en más del doble a la recaudada en 2004. Así, el año pasado se presupuestaron 14.000 euros de ingresos, pero finalmente se recaudaron 22.621. La diferencia se justifica en los incumplimientos que se produjeron en la superficie ocupada. Los locales que tomaron más metros de los que tenían concedidos debieron abonar la cantidad suplementaria. En 2003 la recaudación por tasas en terrazas de verano alcanzó los 12.852 euros.

Cinco peticiones tuvieron que ser denegadas por falta de espacio

El ejecutivo cangués rechazó cinco solicitudes para la ocupación de la vía pública con mesas y sillas fundamentalmente por falta de espacio físico para poder ubicarlas.

Dos de las peticiones eran de locales situados en la calle Pablo Iglesias y no fueron atendidas "porque la calle tiene tráfico rodado y no existen aceras". El mismo argumento fue esgrimido para rechazar sendas solicitudes en la calle A Lúa-Cangas y en Manuel Graña. La última solicitud a la que no se le dio el visto bueno era de un establecimiento de A Rocha, en San Pedro (Darbo), porque "la acera no tiene el ancho suficiente para colocar las mesas y sillas y para pasar los peatones".

El Concello de Bueu autoriza un total de 16 instalaciones

El gobierno local de Bueu autorizó un total de dieciséis terrazas estivales, la mayoría situadas en la zona peatonal de Banda do Río. En este barrio se concedió permiso a seis instalaciones, cada una de ellas de cuatro mesas. Durante los meses estivales también rige un horario especial sobre esta zona y a partir de media tarde se corta el tráfico rodado. A continuación, se sitúan las calles Alfonso Daniel Castelao y Eduardo Vincenti, donde el número de mesas oscila entre cuatro y cinco. La terraza más grande está ubicada en la zona de la playa de Beluso y tiene permiso para colocar hasta seis mesas. Las más pequeñas están colocadas en Ramón Bares y Matilde Bares, con una y dos mesas respectivamente.