27 de junio de 2006
27.06.2006
LA AFLUENCIA A LAS URNAS ALCANZÓ UN ALTO PORCENTAJE DE PARTICIPACIÓN Y LLEGÓ AL 53,6 POR CIENTO
 

Rotunda victoria del "no" en el referéndum para introducir el federalismo en Italia

27.06.2006 | 02:00

El resultado supone una nueva derrota electoral para el centro-derecha de Silvio Berlusconi.

El "no" a la reforma constitucional que hubiera introducido el federalismo en Italia ganó en el referéndum celebrado entre el domingo y ayer, lunes, por un contundente 61,5%, lo que supone una nueva derrota electoral para el centro-derecha de Berlusconi, que había redactado la ley en su legislatura. Según los datos oficiales, el "no" apoyado por la coalición del presidente Romano Prodi ganó por un 61,5%, mientras que el "sí" se quedó en un 38,5%. Los italianos rechazan así la reforma que pretendía introducir en la segunda parte de la Constitución un radical cambio de 54 de sus 139 artículos.
La ley se basaba sobre todo en una introducción de una especie de federalismo en el país, con la concesión de competencias en materia de seguridad (policías locales), educación y sanidad, pero además cambiaba el funcionamiento del Parlamento con la creación de un Senado regional. Asimismo, daba un mayor poder al presidente del Gobierno y recortaba los del jefe de Estado.
La aprobación de la reforma federalista era uno de los puntos principales para el apoyo a Berlusconi de la Liga Norte. La victoria del "no" supone así un nuevo revés para la coalición de Silvio Berlusconi, que ya perdió en las elecciones generales y a la que tampoco le fue bien durante las últimas administrativas.
Respecto a lo que se creía ayer al cierre de la primera jornada electoral, la afluencia a las urnas, donde estaban llamados a votar más de 47 millones de italianos, alcanzó un alto porcentaje respecto a las anteriores consultas y llegó al 53,6%, si bien no se necesitaba quórum al ser un referéndum confirmativo. Al referéndum se llegó debido a que cualquier reforma constitucional debe ser aprobada por al menos dos tercios del Parlamento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook