Mediterráneo

Unos 60 migrantes desaparecidos tras otro trágico naufragio entre Grecia e Italia

El barco en el que iban los migrantes habría zarpado de Turquía, según la hipótesis de la Guardia Costera italiana

Unos 50 migrantes desaparecidos tras un naufragio frente a la costa de Calabria.

Unos 50 migrantes desaparecidos tras un naufragio frente a la costa de Calabria. / Guardia Costera italiana

Irene Savio

Alrededor de 60 migrantes han desaparecido en el mar después de otro trágico naufragio en el Mediterráneo, según informan este lunes los medios italianos. La noticia de la nueva tragedia —aunque no la cifra— fue asimismo confirmada por la Guardia Costera italiana, según la cual desde la noche del domingo continúan las operaciones de búsqueda y rescate de un pequeño velero, que habría zarpado desde Turquía en dirección de suelo comunitario. Posteriormente, Médicos Sin Fronteras informó que entre los desaparecidos habría una veintena de niños.

“El operativo empezó después de una llamada de socorro de una nave francesa. [Este barco] navegaba a unas 120 millas de las costas italianas, en el límite de la zona SAR (búsqueda y rescate) entre Grecia e Italia”, han afirmado los guardacostas italianos. La nave, “después de haber señalado [la presencia del] velero casi hundido, rescató a unos 12 migrantes”, han añadido. 

“Tras recibir la llamada de socorro [...], la Guardia costera envió inmediatamente hasta el lugar dos mercantiles que navegaban en las cercanías, un avión ATR42 y las lanchas patrulleras CP305 y CP326 que estaban en Calabria”, han explicado. “En el lugar también intervinieron unidades de Frontex (la agencia de control de fronteras de la Unión Europea)”, han precisado. 

Un cadáver

El despliegue permitió así el traslado de los 12 migrantes —sobre todo, afganos, iraníes y curdos— hasta la costa italiana, aunque una mujer no logró sobrevivir y murió poco después de ser rescatada. Los supervivientes, en cambio, relataron lo ocurrido al resto de integrantes del barco hundido, en un eco de las ya conocidas tragedias que se repiten una y otra vez desde hace ya décadas. 

Tanto es así que uno de los últimos grandes naufragios ocurrió tan solo en abril pasado, cuando nueve personas, entre ellas un bebé de pocos meses, fueron halladas muertas después de morir ahogadas en el Mediterráneo central. 

En otro apartado, en la misma jornada de hoy, el barco Ocean Viking de la ONG SOS Méditerranée rescató a otros 54 migrantes (de los cuales 28 menores no acompañados) en la SAR de Libia, lo que también demuestra la vigencia de las rutas marítimas del Mediterráneo central y oriental. En este contexto, Médicos Sin Fronteras (MSF) ya ha ofrecido dar asistencia psicológica a los que han logrado llegar a tierra.