Humza Yousaf, ministro regional de Sanidad, ha sido elegido como nuevo líder del independentista Partido Nacional Escocés (SNP) y por consiguiente se convertirá en el sucesor de Nicola Sturgeon como jefe del Ejecutivo de Escocia.

Yousaf, que se presentó como el candidato de la continuidad que mantendrá la línea progresista de Sturgeon, se hizo con el respaldo mayoritario de los más de 70.000 afiliados del SNP, que votaron en unas elecciones primarias durante más de dos semanas. 

Con una participación del 70%, Yousaf obtuvo el 48% de los votos como primera opción, por delante de su máxima rival, la ministra regional de Economía, Kate Forbes, que obtuvo un 40% y de la tercera en discordia, Ash Regan, con un 11%.

Por el sistema de elección en el SNP, posteriormente se sumaron a los dos candidatos con más apoyos los votos de segunda opción que habían ido a parar a Regan, lo que resultó en un ajustado 52% a 48% para Yousaf frente a Forbes.

Si recibe mañana el apoyo del Parlamento escocés, Yousaf, de 37 años e inmigrante de segunda generación, se convertirá en el sexto ministro principal de Escocia, tras unas elecciones primarias marcadas por la tensión entre los aspirantes.

En su primera alocución como nuevo responsable del SNP, enfatizó ante todo la necesidad de unir al partido, que afronta un momento decisivo tras más de ocho años de liderazgo carismático de Sturgeon y se encuentra lleno de dudas sobre el camino a la independencia.

"En las últimas cinco semanas, hemos podido ser competidores, pero ahora somos un solo equipo, la generación que conseguirá la independencia para Escocia", dijo Yousaf en el acto, celebrado en el estadio Murrayfield de Edimburgo.

El nuevo líder del SNP se comprometió a gobernar "en interés de todos los escoceses, al margen de sus preferencias políticas", con la "prioridad inmediata de proteger a cada ciudadano de la crisis del coste de la vida".

A su juicio, Escocia "necesita ahora más que nunca la independencia", algo que solo conseguirá si los independentistas defienden sus argumentos "puerta por puerta".

Como primer jefe del Ejecutivo escocés musulmán, Yousaf se felicitó por que "el color de piel ni la religión sean un obstáculo" para gobernar Escocia y, en presencia de su madre keniana y su padre paquistaní, envió un mensaje rotundo: "Celebraremos a los inmigrantes que tanto contribuyen a este país". 

El Parlamento escocés de Holyrood, donde el SNP gobierna en coalición con los Verdes, deberá votar mañana sobre Yousaf, quien, de obtener su confianza, jurará su cargo ante el Tribunal de Sesiones de Edimburgo el miércoles.