Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Relevo en Colombia

Iván Duque cierra su mandato en Colombia con más sombras que luces

El ya expresidente, que llegó al cargo con 42 años y con una promesa de futuro, termina su mandato con un 27% de popularidad | Durante su Gobierno, fueron asesinados 957 líderes sociales y defensores de los derechos humanos

Duque aclaró que los países que tienen altos niveles de consumo deben enfrentar ese fenómeno mientras Colombia hace lo propio enfrentando a los carteles. REUTERS

"En estos cuatro años demostramos que, si las adversidades nos llegaban, creceríamos como sociedad: dejamos un país vacunado, una economía creciendo y una inversión social que ha llevado a los mínimos niveles históricos de pobreza multidimensional". Iván Duque resumió con sorprendente autoindulgencia su paso por la presidencia colombiana. Había asumido como garante de la continuidad de la derecha en el poder. Este domingo le entrega los atributos de mando al izquierdista Gustavo Petro y una popularidad del 27%. Su Gobierno estuvo marcado por dos estallidos sociales, en 2019 y 2021. La gestión, dijo el portal La Silla Vacía, concluyó "sin haber logrado ganarse el corazón de nadie".

Asumió la presidencia con 42 años y se convirtió en el hombre de Estado más joven de la historia de Colombia. A Duque le quedaban algunas tareas que la derecha no había completado, entre ellas terminar por enterrar el acuerdo de paz que había firmado Juan Manuel Santos con las FARC. Duque no logró en parte, como lo demuestra el impacto que ha provocado el informe final de la Comisión de la Verdad sobre el conflicto armado de más de medio siglo. Tampoco promovió una agenda política superadora. Sobre el final de su gestión tuvo que ser testigo de la decepción de algunos de sus aliados, entre ellos la vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez.

A partir del primer año de Gobierno, Duque empezó a encontrar piedras en el camino puestas por el mismo Centro Democrático, el partido que lo había cobijado en la carrera hacia el Palacio Nariño. Si bien no enfrentó adversidades en el Congreso, tampoco lo convirtió en un instrumento de su prometida política de modernización. Será recordado por el empeño que puso para estipular en el Código Penal la cadena perpetua a violadores de menores. El Tribunal Supremo anuló esa reforma el año pasado. Sus críticos señalan en estas horas de cierre de una etapa sin luces que logró ser más eficaz en colocar a sus aliados, amigos y conocidos en altos cargos del Estado.

Las heridas abiertas

El mandatario saliente considera como un acierto de su Gobierno los golpes asestados por las fuerzas de seguridad al Clan del Golfo, la principal banda narcotraficante, y a los grupos de las FARC que no entregaron las armas y se conocen como disidencias. En cuanto a lo primero, los hechos de este año parecen refutarlo: el Clan del Golfo lanzó un paro armado que mostró cómo su capacidad de daño sigue siendo importante.

La era Duque es objeto de severa impugnación por parte de los organismos defensores de los derechos humanos. Los números del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) hablan por sí solos: entre el 7 de agosto de 2018 y el 2 de agosto del presente año fueron asesinados 957 líderes sociales. A su vez, perdieron la vida 261 exguerrileros firmantes de acuerdo de paz. Se reportaron 313 masacres, con un total de 1.192 víctimas. Indepaz ha computado además 220 casos de desaparición forzada; 555 secuestros, 446 confinamientos, 545 desplazamientos forzados y 29.634 extorsiones. "La responsabilidad material de los hechos violentos tiene detrás la autoría intelectual y la alianza cómplice, beneficiosa o de conveniencia de agentes económicos y políticos legales e ilegales", señala el informe.

Duque se alió de manera incondicional con Donald Trump en la cruzada contra Nicolás Maduro, acaso convencido de que su caída sería inminente en enero de 2019, cuando el diputado Juan Guaidó se autoproclamó "presidente encargado". Sus previsiones no se cumplieron y en la actualidad viven en Colombia más de dos millones de migrantes del vecino país.

La pandemia y la economía

La pandemia puso a prueba a todas las estructuras del Estado. Murieron 140.000 personas por covid-19. Los expertos consideran no obstante que el desenlace pudo haber sido incluso peor. El confinamiento provocó estragos en la economía. El Gobierno pudo contener parte de la crisis con subsidios a empresas y los sectores sociales más desprotegidos. Duque destaca que el PIB subirá este año un 6,1%. A pesar de la reactivación, la pobreza golpea actualmente al 36% de la población.

"Duque es el presidente más incomprendido y más injustamente criticado", ha sostenido María Paulina Baena, más conocida como La Pulla, una suerte de youtuber de humor político del diario El Espectador. Ella sobreactúa con ironía su inicial simpatía hacia "el presidente más bilingüe" de Colombia. Los hechos, que enumera meticulosamente, la hacen sin embargo cambiar de opinión. Lo que queda para ponderar es poco: "nos ha demostrado que habla perfecto inglés, es muy buen presentador, excelente goleador y maravilloso guitarrista". Duque está convencido de que a medida que pase el tiempo su figura será mejor valorada que en este presente de desdén.

Compartir el artículo

stats