Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerra en Ucrania

Ucrania, en guerra total, teme un ataque desde Bielorrusia

Zelenski descarta conceder la independencia del Donbás y el Ejército ucraniano advierte que Putin estaría moviendo tropas hacia su país aliado para causar “más víctimas”

Refugiados ucranianos en Medyka (Polonia) cruzando la frontera.

Ucrania ha vuelto a ser este domingo un inmenso campo de batalla en el que era imposible registrar todos los bombardeos y salir ilesos de los principales frentes de combate. Este domingo, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, también ha rechazado reconocer la independencia del Donbás y el Ejército ucraniano ha expresado preocupación por un posible gran ataque en el oeste del país desde Bielorrusia.

Esta última alerta, en concreto, ha sido lanzada por la oficina del presidente ucraniano, que ha citado informaciones del Ejército como la fuente para manifestar su inquietud por el “alto riesgo” de un ataque desde suelo bielorruso en la región de Volyn, fronteriza con Bielorrusia Polonia y ubicada en el oeste de Ucrania, una zona hasta hace una semana menos afectada por el conflicto bélico. Las mismas fuentes han asegurado que, con el objetivo de causar “más víctimas”, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha decidido mover más tropas, procedentes de Vladivostok y Petropávlovsk-Kamchatski, a Bielorrusia. Un país que, además, en los últimos días retiró a todos sus diplomáticos de Ucrania, de acuerdo con informaciones difundidas por Radio Free Europe.

En verdad, en el vigésimo quinto día de la invasión rusa, el propio Zelenski ha vuelto a redoblar el tono y la retórica usada para expresar su posición sobre el conflicto. “Si los intentos (de negociaciones) fracasan, eso supondrá la Tercera Guerra Mundial”, ha afirmado el presidente ucraniano. Y, a continuación, en una intervención por videollamada con el Parlamento de Israel, Zelenski ha evocado el Holocausto para pedir el apoyo de este país para defender a Ucrania de la invasión rusa.

“(Pedimos) ayuda para negociar con Rusia. Sabemos que vuestra defensa antiaérea es la mejor del mundo”, ha considerado. "Nos dirigimos a vosotros para que nos ayudéis militarmente y para negociar, y empezar con las sanciones contra Rusia. Los ucranianos ayudaron a los judíos en Ucrania para sobrevivir", ha asegurado Zelenski, que de religión es judío.

Sin independencia para el Donbás

Dicho esto, el mandatario también ha descartado que su país esté listo para aceptar la independencia de las zonas separatistas del Donbás y la anexión rusa de Crimea, en el marco de las negociaciones en curso entre Kiev Moscú, para alcanzar un acuerdo para el alto al fuego. Ucrania no aceptará “ningún compromiso que afecte a la integridad territorial y la soberanía”, ha puntualizado, en entrevista con CNN. Finalmente, Zelenski también ha publicado un nuevo vídeo con un mensaje a la población. “Ganaremos. Habrá nuevas ciudades. Habrá nuevos sueños”, sostuvo el político que, en paralelo, suspendió “temporalmente” la actividad en Ucrania de once partidos considerados prorrusos y que operaban en Ucrania.

La decisión fue tomada mientras, en el terreno, el Ejército ruso seguía ensañándose con Mariúpol, la asediada urbe portuaria del sur ucraniano, según ha denunciado el propio ayuntamiento de la ciudad. El Gobierno ucraniano también ha alertado, sin aportar pruebas, de la deportación de “varios miles” de desplazados de la ciudad que habrían sido trasladados a Rusia y despojados de sus pasaportes ucranianos. Además, según informaciones proporcionadas por las autoridades de Mariúpol pero imposibles de verificar, un total de 2.400 civiles han fallecido tan solo en esta ciudad. Un dato, este, que discrepa con el hasta ahora proporcionado por la ONU, que ha cifrado en 902 el número de civiles muertos a causa de la guerra en todo el país.

Aún así, las sirenas antiaéreas han sonado durante el día en prácticamente en todas las regiones del país, incluyendo varias del oeste y noroeste de Ucrania, como las de Lviv, Ivano-Frankivsk y Rivne. También en la región de Zhytomyr, donde los ataques se han intensificado en la noche, una base militar ucraniana fue alcanzada por un misil Kinzhal, uno de los más modernos que Moscú posee y que hace pocos días usó por la primera vez, de acuerdo con informaciones difundidas por el Ministerio de Defensa de Rusia. Por su parte, desde Roma, el Papa también ha condenado otra vez la guerra en Ucrania, al afirmar que la considera "una masacre sin sentido”. “De nuevo esta semana bombas, misiles, cayeron sobre ancianos, niños y madres embarazadas (…) no hay justificación para esto”, ha afirmado Francisco, en uno de sus discursos más duros sobre el conflicto.

Compartir el artículo

stats