La bronca en la que se convirtió el primer cara a cara entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el aspirante demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, ha movido a la Comisión de Debates Presidenciales a anunciar que cambiará su formato para favorecer una "discusión ordenada".

Ese órgano no partidista señaló en un comunicado que "el debate del martes por la noche ha dejado claro que debería añadirse una estructura adicional al formato de los debates que quedan, para garantizar una discusión más ordenada de los asuntos". La comisión explicó que "estudiará con cuidado los cambios y los anunciará en breve".

Trump, por su parte, hizo frente a las críticas por no condenar el supremacismo blanco, afirmando que no conoce al grupo "Proud Boys", pese a instarle en el debate a que dé un paso atrás y permanezca preparado ante posibles protestas y disturbios raciales.