26 de septiembre de 2020
26.09.2020
Faro de Vigo

La jueza Ginsburg, primera mujer con un velatorio de Estado en el Capitolio de EE UU

Resolución del Senado en favor de una transición pacífica tras negarse Trump a garantizarla

26.09.2020 | 01:54
Biden y su esposa, Jill, ante el féretro de la jueza Ginsburg.

Ruth Bader Ginsburg, la fallecida jueza del Tribunal Supremo de EE UU y pionera en la lucha judicial por la igualdad de género, volvió a hacer historia ayer al convertirse en la primera mujer y en la primera persona judía a la que se honra con un velatorio de Estado, el máximo homenaje póstumo, en el Capitolio, sede del Congreso.

El féretro con los restos de Ginsburg llegó por la mañana al Capitolio después de estar dos días situado en lo alto de la escalinata del Tribunal Supremo, donde cientos de personas se acercaron para expresar su admiración por esta jueza progresista que murió el pasado día 18, a los 87 años, víctima de un cáncer de páncreas.

La magistrada es la segunda integrante del Supremo a la que se concede este homenaje, que en 1930 recibió William Howard Taft, quien también fue presidente de EE UU entre 1909 y 1913.

Esta ceremonia se reserva para funcionarios de excepcional impacto en la historia y solo se ha celebrado en 33 ocasiones. Otra mujer, la activista de los derechos civiles Rosa Parks, también yació en 2005 en el Capitolio, pero al no ostentar cargo alguno, el suyo fue un velatorio de honor, no de Estado.

Al servicio fúnebre acudieron un centenar de personas, entre ellos el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, y su compañera de fórmula, la senadora Kamala Harris, junto a sus respectivas parejas. El momento más comentado de la ceremonia en el Capitolio lo protagonizó el entrenador personal de Ginsburg, Bryant Johnson, quien se acercó al féretro e hizo tres flexiones como las que hacía dos veces por semana la octogenaria jueza, cuyo estricto régimen de ejercicios se hizo popular en todo Estados Unidos.

Transición pacífica

Mientras, el Senado aprobó el jueves una resolución en apoyo de una transición pacífica tras las elecciones, en caso de que el presidente Trump pierda contra Biden. Trump se había negado horas antes a comprometerse con esa transición pacífica, alegando que los demócratas están cometiendo un gran fraude con el voto por correo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook