10 de agosto de 2020
10.08.2020
Faro de Vigo

Los países donantes exigen reformas a Líbano a cambio de prestar ayuda económica

El Gobierno comienza a desmoronarse tras una segunda jornada de violentas protestas en Beirut

10.08.2020 | 01:10
Manifestantes envueltos en gases lacrimógenos, ayer, en Beirut.

La conferencia de donantes reunida ayer telemáticamente por Francia y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para apoyar al Líbano tras la devastadora explosión del martes en el puerto de Beirut prometió una ayuda de emergencia de 250 millones sin condiciones. Los reunidos exigieron, en cambio, reformas para apoyar la recuperación económica del país, sumido en una grave crisis.

En el encuentro participaron representantes de 28 países, incluidos EE UU, España y Brasil, y de instituciones como la UE, la Liga Árabe, el Banco Mundial y el FMI. "Las necesidades son particularmente visibles en los sectores médico y sanitario, educativo, alimenticio y de rehabilitación urbana, a los que se dará prioridad en los programas de asistencia", señala la declaración final.

La declaración conjunta de la conferencia añadió que los reunidos están disponibles para colaborar en una "investigación imparcial, creíble e independiente" sobre las causas de la catástrofe, cuyo balance provisional es de 158 muertos y más de 6.000 heridos. En las calles se registraron violentas manifestaciones por segundo día consecutivo, mientras el Gobierno ha comenzado a desvanecerse en medio de una cascada de dimisiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook