01 de agosto de 2020
01.08.2020
Faro de Vigo

Hong Kong inflige otro duro golpe a la oposición al aplazar un año las elecciones

El movimiento prodemocrático denuncia "un asalto a las libertades fundamentales"- El Ejecutivo justifica la medida por los rebrotes del Covid

01.08.2020 | 00:33
Carrie Lam, anunciando el aplazamiento de los comicios.

La suspensión de las elecciones en Hong Kong es una elemental medida para impedir que la fiesta democrática acabe en funerales o el enésimo ataque contra las libertades, según las fuentes. Era tan previsible la decisión del Ejecutivo como las acusaciones de intenciones espurias, síntoma de una sociedad fracturada sin remedio.

La jefa ejecutiva, Carrie Lam, ya anticipó el debate tras anunciar ayer que las elecciones previstas para principios de septiembre se celebrarán el próximo año. Fue, aclaró, "la decisión más dura" desde que accedió al cargo. "Algunos me advertían de que tomarían acciones legales si no las posponía y otros me exigían que, si lo hacía, debía justificarlo", explicó.

El Gobierno de la excolonia ha recordado que también el Reino Unido aprobó una ley para retrasarlas un año y aludió al balance global: una sesentena de países las han suspendido desde julio mientras solo 49 las han celebrado.

La situación en Hong Kong es inquietante. Sobrellevó sin daños reseñables los primeros embates del coronavirus, pero sufre ahora la tercera y más briosa ola, con más de un centenar de nuevos contagios diarios por diferentes brotes sin identificar y con los hospitales rozando la saturación. La excolonia cerró esta semana bares y restaurantes e impuso las mascarillas en interiores y exteriores.

Razona el Ejecutivo que, en ese contexto, las aglomeraciones atentan contra la lógica y abocan al desastre. "Si hubiéramos seguido adelante, millones de votantes habrían visitado los colegios electorales el mismo día y el riesgo hubiera sido muy alto", añadió Lam.

La oposición desdeñó la amenaza vírica, recordó los 49 países que sí celebraron las elecciones y vaticinó que la suspensión desencadenará "una crisis constitucional", según un comunicado firmado por una veintena de parlamentarios antigubernamentales. Johnny Patterson, director de la organización Hong Kong Watch, habló de un "asalto a las libertades fundamentales". También afean a Lam que recurriera a una mohosa ley de emergencia de la época colonial para posponer durante un año las elecciones cuando la ley básica, la pequeña constitución que rige el territorio, contempla retrasos de dos semanas.

Los opositores ansiaban las elecciones parlamentarias para replicar la victoria del pasado año en las municipales. La suspensión vino precedida por la descalificación de una docena de candidatos por colaborar con fuerzas "enemigas" y otros delitos contemplados en la nueva ley de seguridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook