La ministra de Transición Ecológica e Inclusión del Gobierno francés, Élisabeth Borne, irrumpió ayer en el debate sobre el turismo de verano con unas declaraciones en las que "invita" a sus compatriotas a no viajar al extranjero y en las que hizo mención concreta a España, por sus medidas "contradictorias". "No invitamos a los franceses a planificar vacaciones en el extranjero", afirmó Borne en una entrevista en la emisora de radio France Inter.

"No puedo recomendar a los franceses que reserven unas vacaciones en España a día de hoy. España ha optado por abrir sus fronteras, (pero) al mismo tiempo ha establecido normas sobre las personas que llegan en avión. Es contradictorio", señaló en referencia a la cuarentena de 14 días para cualquier persona que llegue en avión anunciada por el Gobierno español.

"Hemos dicho muy claramente a los franceses que hoy tenemos que organizar nuestras vacaciones en Francia. No estamos invitando a los franceses a planear vacaciones en el extranjero", remachó.

Borne indicó que "cualquiera puede comenzar a reservar sus vacaciones" para julio y agosto. "Anunciaremos las nuevas reglas más adelante, esta misma semana", aseguró.

Borne destacó además en la entrevista el "civismo" demostrado por los franceses y les invitó a mantener "las medidas de barrera que ya conocemos todos" y en su ámbito destacó que Air France se ha comprometido a reducir vuelos en rutas para las que existe una alternativa ferroviaria de menos de 2 horas y 30 minutos.

Este mismo sábado el Gobierno francés confirmó la cuarentena voluntaria de 14 días a cualquier persona procedente de España, que es considerado así como cualquier país ajeno a la UE como medida de "reciprocidad". Sin embargo, el Gobierno español ha subrayado que la cuarentena estará solamente en vigor mientras dure el estado de alarma.

Según el último balance realizado por la Dirección General de Sanidad, el número de pacientes de Covid-19 ingresados en unidades de cuidados intensivos prosiguió ayer su caída, para situarse en los 1.655, diez menos que la víspera.

En total, 17.185 personas están hospitalizadas por el coronavirus, más de 2.000 menos que hace una semana, después de que ayer solo ingresaran 121 nuevos pacientes.