07 de marzo de 2020
07.03.2020
Faro de Vigo

La UE llama a Turquía a no decir más a los migrantes que la frontera está abierta

Escepticismo de Naciones Unidas ante el alto el fuego en Idlib anunciado por Rusia y Turquía

07.03.2020 | 00:50
La UE llama a Turquía a no decir más a los migrantes que la frontera está abierta

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) instaron ayer a Turquía a dejar de difundir la "información falsa" de que las fronteras comunitarias están abiertas a los refugiados, sobre todo sirios, que tiene en su territorio, y rechazaron "con firmeza" el uso que Ankara hace de la presión migratoria "con motivaciones políticas".

"No vayan a la frontera. La frontera no está abierta. Si alguien les dice que vayan porque está abierta, no es verdad. Eviten una situación en la que podrían estar en peligro, eviten avanzar hacia una puerta cerrada o al menos eviten decirle eso a la gente, porque no es verdad", declaró en una rueda de prensa el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell.

Sobre el terreno, fuerzas griegas cargaron con gases lacrimógenos y cañones de agua contra grupos de migrantes que intentaron cruzar el puesto fronterizo de Kastaniés. La parte turca respondió también con gases, atrapando a quienes estaban entre ambas verjas, como lleva ocurriendo toda la semana.

Entre tanto, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunió ayer para discutir el alto el fuego anunciado el jueves por Rusia y Turquía en Idlib, último bastión de los rebeldes sirios, ante el que las potencias occidentales se mostraron escépticas.

De hecho, pese a que el alto el fuego ha detenido los ataques aéreos rusos, los combates continuaron ayer y causaron al menos quince muertos. La ofensiva sobre Idlib amenaza a Turquía con otro millón de refugiados sirios y está detrás de la decisión tomada la pasada semana por el presidente turco, Tayyip Recep Erdogan, de abrir su frontera terrestre con Grecia para presionar a la UE y conseguir, por un lado, que apoye sus puntos de vista sobre Siria, donde Ankara apoya a los rebeldes, y, por otro, que aumente las cantidades que desde 2015 Bruselas entrega al país para ayudarle a hacer frente a los gastos ocasionados por los 3,5 millones de refugiados presentes en territorio turco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook