29 de febrero de 2020
29.02.2020

Rusia envía dos fragatas y culpa a Ankara de la escalada bélica en Siria

29.02.2020 | 00:36

Rusia adoptó ayer nuevos gestos de desafío y apoyo a la ofensiva militar de su aliado, el régimen de Bashar el Asad, en la provincia siria de Idleb, horas después de que 33 soldados turcos perdieran la vida durante un bombardeo sirio. Moscú despachó a aguas del Mediterráneo dos fragatas y culpó al Ejército de Turquía de la escalada militar.

Por su parte, la artillería turca disparó contra posiciones del Ejército sirio en la frontera de la región de Idleb y en Lataquía, donde están las bases militares rusas en Siria. Según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, murieron 16 soldados leales a Bashar el Asad. "No dejaremos que la sangre de nuestros valientes soldados caiga sin venganza", dijo el director de comunicaciones de la presidencia turca. En 2018, Turquía y Rusia firmaron un pacto en el que Ankara prometía controlar Idleb y eliminar a los grupos yihadistas que allí operan. Moscú aceptó parar los bombardeos y un alto el fuego que sirviese para proteger a los cerca de 3,5 millones de civiles que viven en Idleb. Pero nadie cumplió. Los yihadistas ganaron poder e influencia y el alto el fuego nunca fue realidad: los bombardeos, rusos y de Asad, han sido constantes. Este año, Asad empezó una ofensiva para conquistar la zona. Rusia le ha estado ayudando. Y Turquía, que teme una nueva crisis de refugiados, armó a los rebeldes sirios y mandó a cerca de 8.000 soldados turcos a la región.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook