02 de febrero de 2020
02.02.2020

El renacer de la Unión Europea

- La Europa comunitaria se mantiene como la segunda economía mundial - Con el "Brexit" la eurozona se convertirá en el motor político de la UE

02.02.2020 | 03:14
Partidarios de la UE en Berlín cantan el himno europeo minutos antes del "Brexit". // Clemens Bilan/Efe

Con la salida del Reino Unido, ha surgido por defecto una nueva Unión Europea (UE) de 27 estados que debe reinventarse. El "Brexit" empequeñece a la UE y los Veintisiete no pueden demorar más tiempo una refundación que refuerce su cohesión interna, asegure el bienestar de sus ciudadanos y potencie la defensa exterior de los intereses europeos. "En una época de turbulencias geopolíticas y de competencia entre las grandes potencias, el tamaño cuenta" y "ningún país en solitario puede afrontar los retos" actuales, señalan los presidentes de la Unión Europea, la Comisión Europea y el Parlamento Europeo.

La idea de que con la salida del Reino Unido todos pierden. Ellos, que se van, pero también los que nos quedamos. La UE pierde con el "Brexit" el 13% de su población, el 15% de su producto interior bruto (PIB) y el 5,6% de su superficie. A pesar de ello, la UE a 27 sigue siendo una gran potencia política y económica: forma el tercer mayor grupo de población después de China y la India, con 447 millones de habitantes, muy por delante de los 329 millones de Estados Unidos, los 126 millones de Japón o los 144 millones de Rusia. La nueva UE "posbrexit" concentra el 18,5% de la economía mundial, solo superada por EE UU, y el 16% de las exportaciones mundiales, solo por detrás de un gigante como China.

La salida británica refuerza el papel de la eurozona como motor político y económico de la nueva UE al pasar a sumar el 86% del PIB y el 77% de la población de la UE. Sin el respaldo de Londres, los países fuera del euro tendrán difícil oponerse a las iniciativas consensuadas por la eurozona, ya que no suman el requerido 35% de la población para una minoría de bloqueo.

El Reino Unido, durante sus 47 años en la UE, se distinguió por primar el mercado único y frenar el desarrollo de una unión más política, mediante vetos, excepciones y el fomento de ampliaciones que diluyeran la integración. El Reino Unido salió de la UE el 31 de enero, pero empezó a irse en 1993, cuando el primer ministro, John Major, impuso que la Carta Social Europea no se aplicara al país.

La desaparición del freno británico no hará más fácil la integración europea. El Grupo de Visegrado -Polonia, Hungría, Republica Checa y Eslovaquia- defiende con firmeza las competencias nacionales. La Nueva Liga Hanseática -Holanda, Irlanda y los países bálticos y escandinavos- prioriza la liberalización económica y el mercado único, asume posiciones defendidas hasta ahora por Londres y es reticente a avances en la integración política.

| Entre aliados. La salida británica refuerza de facto el peso del eje franco-alemán, pero la creciente desconexión entre Berlín y París debilita su liderazgo e influencia. Londres era el principal aliado de la canciller alemana, Angela Merkel, en la política económica y en la contención del gasto comunitario. Merkel teme además que cualquier avance en la integración pueda costar dinero a Alemania. Por otra parte, el estilo individualista del presidente francés, Emmanuel Macron, molesta y bastante en Berlín y le enajena algunos apoyos entre los Veintisiete miembros. La fragilidad política interna de España e Italia limita su papel en el debate europeo.

| Frente común. Hasta ahora, los Veintisiete han mantenido un frente común en el "Brexit" para preservar la UE, pero detrás hay profundas divergencias entre países: Este-Oeste, Norte-Sur, ricos-pobres. La cumbre del 20 de febrero sobre el marco presupuestario 2021-2027 de la UE será un test sobre la capacidad de los Veintisiete de superar sus diferencias.

La salida británica elimina la principal oposición al desarrollo de una política de defensa europea autónoma de la OTAN. Pero en la práctica Berlín prefiere concentrar los esfuerzos en desarrollar la industria de defensa y menos en las capacidades de actuación militar, como promueve París.

Francia, por su parte, asume sola el peso de la operación militar de contención yihadista en el Sahel desde el 2013, pese a que se considera una gran amenaza para la seguridad de toda la UE. La política de ampliación de la UE pierde con el "Brexit" a su valedor más influyente, mientras crecen las resistencias, lideradas por Francia, Holanda y Dinamarca.

La vida política europea seguirá muy marcada este año por el "Brexit", con el foco en la negociación del futuro acuerdo comercial UE-Reino Unido, que será aún más compleja y tensa que la del pacto de divorcio. El plan de Londres de desligarse de las normas europeas puede bloquear la negociación, porque la UE no tolerará una competencia desleal británica en materia fiscal, social, laboral, medioambiental y de subsidios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas