02 de febrero de 2020
02.02.2020
Neumonía vírica

Muere la primera persona por coronavirus fuera de China

Un hombre de 44 años ha fallecido en Filipinas después de contraer este patógeno en Wuhan

02.02.2020 | 08:58
Filipinas registra la primera muerte por coronavirus fuera de China.

Un hombre de nacionalidad china falleció el sábado en Filipinas como consecuencia de la neumonía causada por el coronavirus de Wuhan, la primera muerte por este patógeno que se produce fuera de las fronteras de China y que hoy confirmaron las autoridades filipinas.

El fallecido es un hombre de 44 años que ingresó en el Hospital San Lázaro de Manila el 25 de enero, según un comunicado divulgado este domingo por el Departamento de Salud filipino.

Esta dependencia informó de que el fallecido era la pareja de la mujer china de 38 años que hasta ahora había sido el único caso confirmado en Filipinas, donde hay otros cuatro sospechosos.

Los resultados de otros 24 pacientes que estaban en observación han dado negativo del nuevo coronavirus, causante de la neumonía de Wuhan, que en China ya ha dejado 304 fallecidos (45 más que el sábado) y 14.380 infectados (2.590 más que la víspera).

Finaliza en tiempo récord la construcción de uno de los dos nuevos hospitales de Wuhan. Agencia ATLAS / EFE

"En el transcurso de la admisión del paciente, desarrolló una neumonía grave. En sus últimos días, el paciente se mantuvo estable y mostró signos de mejoría. Sin embargo, la condición del paciente se deterioró en las últimas 24 horas y falleció", explicó en un comunicado el secretario de Salud, Francisco Duque.

El Departamento de Salud está en contacto con la Embajada china para incinerar los restos del hombre y llevarlos a su lugar de origen.

Aunque la muerte se produjo en Filipinas, las autoridades de salud de este país matizaron que el contagio no es local, sino que el hombre adquirió el coronavirus en China.

Los dos miembros de la pareja habían viajado a Filipinas desde Wuhan, con escala en Hong Kong, y antes de llegar a Manila habían visitado las ciudades filipinas de Cebú y Dumaguete.

Horas antes de que se confirmara esta muerte, el Gobierno anunció que el presidente filipino, Rodrigo Duterte, había ordenado hoy la prohibición de todos los viajes desde la China continental, Hong Kong y Macao, después de vetar el viernes solo aquellos procedentes desde la provincia de Hubei, de la que es capìtal Wuhan, epicentro del nuevo coronavirus.

"Con la seguridad y salud de nuestro país y sus ciudadanos como consideración primordial, y siguiendo los consejos del Departamento de Salud después de que el virus haya alcanzado todas las provincias de China, el presidente ha adoptado esa medida", informó este domingo en un comunicado el portavoz presidencial, Salvador Panelo.

La prohibición es temporal y afecta a ciudadanos de cualquier nacionalidad, excepto a filipinos o extranjeros con permiso de residencia permanente en Filipinas, quienes deberán someterse a una cuarentena obligatoria de 14 días.

Desde que las autoridades sanitarias confirmaran el jueves el primer caso de coronavirus en Filipinas, las existencias de máscaras y de desinfectante para las manos se han agotado en casi toda las farmacias de Manila.

China prohíbe los funerales

Los muertos por el coronavirus no podrán ser enterrados donde quieran sus familiares ni tampoco tener una ceremonia de despedida, después de que el Gobierno chino haya emitido hoy un estricto protocolo para el tratamiento de los cadáveres, como parte de sus esfuerzos por controlar el brote.

Los restos de los fallecidos infectados por el nuevo coronavirus deberán ser incinerados en una funeraria designada y cerca de donde están, no serán transportados entre diferentes regiones y no serán preservados por entierro u otros medios, apunta un protocolo emitido por la Comisión Nacional de Salud, el Ministerio de Asuntos Civiles y el Ministro de Seguridad Pública.

Las tradiciones funerarias como una ceremonia de despedida están prohibidas y los cuerpos deberán ser desinfectados y colocados en una bolsa sellada por trabajadores médicos y no se podrán abrir después del sellado.

Las funerarias deberán enviar personal y vehículos especiales para entregar los cuerpos de acuerdo con la ruta designada, y los cuerpos deben ser incinerados en crematorios designados, subrayó la directriz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook