Japón enviará buques de guerra y aviones patrulla para proteger sus petroleros en Oriente Próximo, debido a la situación volátil a la que se enfrenta la región, de la que obtiene cerca del 90% de sus importaciones de petróleo, según informó el Gobierno nipón.

Tokio prevé enviar, por ahora, un buque de escolta, un helicóptero y dos aviones patrulla P-3C para recopilar información con el objetivo de garantizar un paso seguro para sus buques comerciales en la región. Si se produce alguna emergencia, el Gobierno emitirá una orden especial que permitirá el uso de armas para proteger a los barcos que estén en peligro.

El despliegue se hará en zonas del golfo de Omán, en el norte del mar de Arabia y en las proximidades del estrecho de Bab-el-Mandeb, que da entrada al mar Rojo desde el Índico. Japón ha rechazado unirse a la fuerza multinacional liderada por Estados Unidos que tiene como principal objetivo garantizar las ruta del estrecho de Ormuz.