11 de septiembre de 2019
11.09.2019
Violencia

Dos millones de armas han salido de EE UU a México en una década

México pide a su vecino más esfuerzos para congelar el tráfico de armas ilegales

11.09.2019 | 22:29
Imagen de una incautación de armas en México.

"Congelar" el tráfico de armas ilegales que llegan de Estados Unidos a México, esta fue la petición del canciller mexicano, Marcelo Ebrard, en su visita el martes a la Casa Blanca para evaluar los avances en el control del flujo migratorio y evitar aranceles.

Miles de armas de fuego cruzan cada año la frontera de norte a sur, una problemática a la que el Gobierno mexicano atribuye parte de la violencia que vive el país.

Estas son las claves para entender la importancia y el volumen de armas que llegan cada año a México, donde el uso de armas está muy restringido.


¿Cuál es la legislación mexicana?


En la Constitución de 1917 se hablaba originalmente del derecho de poseer y portar armas "para su seguridad y legítima defensa". En el artículo 10 del texto original, la tenencia de armas en poblaciones se sujetaba a los "reglamentos de la Policía", y se negaba el uso de armas prohibidas "expresamente por la ley" o de uso de los cuerpos de seguridad.

En 1971 hubo una reforma de la Carta Magna y se promulgó la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos en 1972, dando derecho a los ciudadanos a "poseer armas en su domicilio" siempre que no sean de uso solo gubernamental, añadiendo que la "ley federal determinará los casos, condiciones y lugares" para la tenencia.

En marzo de este año, el debate sobre la legalidad y el uso de las armas en México se reavivó debido a un decreto mediante el que se creó el nuevo cuerpo de seguridad, la Guardia Nacional, documento en cuyo texto también se modificó el artículo 10. Sin embargo, los cambios no fueron sustanciales, ya que solamente se añadió a la Guardia Nacional como un nuevo organismo autorizado para el uso de armas.

¿Cómo impacta el tráfico de armas en la violencia de México?


El país latinoamericano se encuentra inmerso en una gran crisis de violencia e inseguridad. Según datos oficiales, el país registró 35.964 homicidios en 2018, una cifra no vista desde que empezaron los recuentos hace unas dos décadas.

La ola de violencia no ha bajado en la mayoría de delitos, tanto de alto como de bajo impacto, desde que Andrés Manuel López Obrador llegó a la presidencia el pasado diciembre. En los primeros siete meses de 2019 han ocurrido 20.135 homicidios.

A pesar de que el documento presentado en la reunión por la Cancillería mexicana indica que "se ha observado un aumento sustancial en la incautación de armas de fuego ilegales", las cifras continúan siendo alarmantes. De acuerdo a los datos presentados por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), un 70 % de los delitos llevados a cabo con armas fueron efectuados con mercancía proveniente de Estados Unidos.

Por otra parte, el documento explica que cada día entran en México 567 armas de fuego ilegales, y que en los últimos diez años se ingresaron 2 millones. Según un análisis de la Universidad de Toronto publicado en la revista científica "The Lancet Public Health" el pasado 19 de junio, entre 1990 y 2015 México fue el cuarto país que más muertes por arma de fuego registró, 272.000, solamente precedido por Brasil, EEUU y Colombia.

¿A qué se compromete la Casa Blanca?


La SRE recordó que, además de la migración, "la venta ilegal también es un problema de seguridad fronteriza". Por ello, Ebrard propuso establecer operaciones adicionales de control de armas y drogas en el lado estadounidense de la frontera: San Diego-Tijuana, El Paso-Ciudad Juárez, Laredo-Nuevo Laredo, McAllen-Reynosa y Brownsville-Matamoros.

Además, el canciller mexicano explicó durante la conferencia de prensa posterior a la reunión que desde junio se había acordado con Washington la creación de un "grupo binacional" dedicado a esta problemática, que la próxima semana comenzará a trabajar en México.

"El objetivo es saber cuántas armas al mes registramos que provienen ilícitamente de EEUU, hacer un seguimiento para ver quién las vendió. Ese trabajo, que yo sepa, nunca se ha hecho", detalló. La respuesta de EEUU está siendo positiva, ya que, según contó el canciller, el propio presidente, Donald Trump, dijo: "Vamos a poner atención en lo que a ustedes también les preocupa, que es esto de las armas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook