09 de septiembre de 2019
09.09.2019
El callejón sin salida del divorcio británico

Francia vetará una prórroga del "Brexit" si Londres no hace una propuesta clara

Dimite la ministra de Trabajo ante la "purga" de los 'tories' rebeldes - Johnson proclama que irá a Bruselas el 17 de octubre a conseguir un acuerdo, no a pedir otro aplazamiento

09.09.2019 | 02:04
La dimisionaria ministra de Trabajo británica, Amber Rudd. // Reuters

Francia terció ayer en el culebrón del "Brexit" anunciando que, en las condiciones actuales, vetará una nueva prórroga de la salida británica de la Unión Europea. "No vamos a dar otra (prórroga) de tres meses", advirtió el ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian. "Los británicos deben decirnos qué es lo que quieren", reclamó. El primer ministro británico está obligado desde hoy, lunes, a conseguir un acuerdo con Bruselas antes del día 19 o, en su defecto, a pedir una nueva prórroga para la salida, que sería la tercera.

Le Drian advirtió que la actual coyuntura es "muy preocupante", ya que, si ninguna de las partes cambia de posición, el próximo 31 de octubre se producirá el "Brexit" caótico que tanto Bruselas como Reino Unido querían evitar. La nueva prórroga del "Brexit", a la que obliga una ley aprobada el viernes pasado por el Parlamento británico, debe ser aprobada por unanimidad de los 27 socios comunitarios reunidos en Consejo Europeo.

Pese al mandato parlamentario, el primer ministro británico, Boris Johnson, sigue empeñado en que no solicitará una prórroga. Después de afirmar el pasado jueves que preferiría "estar muerto en una cuneta" que pedir otro aplazamiento, diversos miembros de su Gobierno confirmaron ayer que Johnson acudirá al Consejo Europeo de los días 17 y 18 de octubre en Bruselas para "intentar conseguir un acuerdo". "Desde luego, no pedirá una nueva extensión en esa reunión". Sin embargo, las fuentes no explicaron cuál será la propuesta sobre la salvaguarda irlandesa, el gran escollo, que Johnson llevará al Consejo para intentar el acuerdo.

La UE se niega a renegociar ningún aspecto del pacto cerrado en noviembre pasado con Londres y, por otra parte, se queja de que en las negociaciones de las últimas semanas no han escuchado ninguna propuesta británica.

La crisis política en la que está envuelto Johnson -derrotado la pasada semana en cuatro votaciones consecutivas en los Comunes- se agravó el sábado por la noche con la dimisión de la ministra de Trabajo y Pensiones, Amber Rudd, en protesta por la expulsión de los 21 "tories" rebeldes que la pasada semana votaron contra Johnson.

El primer ministro designó a la diputada conservadora Therese Coffey en sustitución de Rudd, que ya había dimitido del Gabinete de May por plantear cuotas para la deportación de extranjeros cuando era ministra de Interior.

La ya ex ministra de Trabajo y Pensiones presentó su dimisión el sábado en señal de protesta por la "purga" interna de Johnson --más de 20 diputados 'tories' han sido expulsados del Partido Conservador por votar en contra del Gobierno-- y porque cree que el primer ministro no se está esforzando lo suficiente para evitar un Brexit sin acuerdo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook