El presidente colombiano, Iván Duque, niega que el regreso a las armas de exlíderes disidentes de las FARC suponga el surgimiento de una nueva guerrilla sino de una banda narcoterrorista apoyada por el mandatario venezolano Nicolás Maduro.

En su primer pronunciamiento tras el vídeo en el que el exjefe negociador de la paz, Iván Márquez, anuncia que él y otros exjefes de las FARC vuelven a las armas, Duque afirma que conversó con el opositor y jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, al que pidió respaldo para capturar a la banda criminal, y acusó al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de apoyar a los criminales. "He conversado con el presidente legítimo de Venezuela, Juan Guaidó, pidiendo su respaldo y su apoyo a la Justicia colombiana para la captura de este grupo criminal, auspiciado por la dictadura de Maduro", detalló el mandatario colombiano.

De la misma manera, Duque declaró que espera que el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común -también con las siglas FARC y formado por excombatientes de esa guerrilla- expulse de forma "inmediata y sin contemplaciones a todos los delincuentes que aparecen en ese vídeo".

El presidente colombiano afirmó que quienes escojan la ruta de la criminalidad sufrirán todo el peso de la ley.