12 de agosto de 2019
12.08.2019

Renzi propone un Gobierno de unidad que aleje las elecciones buscadas por Salvini

La dirección del Partido Demócrata rechaza la iniciativa de su exlíder al estimar que un retraso de los comicios no hará otra cosa que incrementar los apoyos a la Liga

12.08.2019 | 02:24
Salvini consulta su móvil en una playa de Taormina (Sicilia). // Efe

El ex primer ministro italiano Matteo Renzi, miembro del Partido Demócrata (PD, centroizquierda), propuso ayer un Gobierno de unidad, apoyado por la mayoría de las fuerzas parlamentarias, que permita sacar adelante las reformas pendientes y aleje la celebración de elecciones inmediatas perseguida por el líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini.

Salvini, viceprimer ministro y responsable de Interior, exige desde hace días que el país celebre comicios anticipados lo antes posible, consciente de que los sondeos le dan la jefatura del Gobierno en coalición con la Forza Italia de Berlusconi y con los neofascistas Hermanos de Italia. De ahí que una vez constatada, la pasada semana, su ruptura con sus socios del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), haya anunciado una moción de censura contra el presidente del Consejo, el técnico independiente Giuseppe Conte, para la que aún no hay fecha.

"Una locura"

En una entrevista publicada ayer por en el diario "Corriere della Sera", Renzi, exlíder del PD, aseguró que "votar de inmediato es una locura", y se desmarcó así de la dirección nacional de la formación, que lidera Nicola Zingaretti y que apoya la convocatoria de comicios. Renzi justificó que la mejor opción para Italia es un Ejecutivo que cuente con el apoyo del Parlamento e hizo un llamamiento a todas las fuerzas, "desde la Liga hasta el Cinco Estrellas; de Forza Italia a la izquierda radical".

La iniciativa del ex primer ministro cuenta con el apoyo del fundador del M5S, el cómico Beppe Grillo, aunque no parece gustar al actual líder de la formación, el también viceprimer ministro Luigi Di Maio. Tampoco sentó bien entre sus enemigos dentro del PD, cuya dirección nacional acordó recientemente y por unanimidad que no apoyará un Gobierno con el M5S.

El M5S defiende desde el estallido de la crisis gubernamental la necesidad de aprobar en el Parlamento la reducción del número de diputados y senadores, una reforma que está programada para el 9 de septiembre y que de salir adelante obligaría a postergar los comicios al menos hasta la primavera del próximo año.

Por eso, Grillo abogó el sábado por que el M5S continúe aprobando cambios y se eviten las urnas, de las que saldría, según las encuestas, un gobierno conservador y "de bárbaros".

La sugerencia de Grillo provocó que Salvini acusase de inmediato al M5S y al PD de querer impedir las elecciones. Ambos grupos políticos suman escaños suficientes para derrotar la moción de censura presentada por la Liga o para apoyar a otro Ejecutivo que sea del agrado de ambos. Sin embargo, las relaciones entre las dos formaciones nunca han sido buenas.

Aclaración

Zingaretti, el líder del PD, aclaró ayer que la línea apoyada por la dirección nacional de su partido es la convocatoria de comicios y no tender puentes a posibles pactos con el M5S. En su opinión, aplazar las elecciones "daría a Salvini un gran espacio" para seguir sumando simpatías, después de que los últimos sondeos le otorguen un 36% de intención de voto, el doble que al M5S, que en las elecciones legislativas de 2018 fue quien le dobló en votos.

En la misma línea se expresó el exministro Carlo Calenda, quien tuiteó que "hay que detener a Salvini ahora, movilizando el país". Está previsto que hoy, lunes, se reúnan los portavoces de los grupos parlamentarios en el Senado y mañana, martes, lo hagan los de la Cámara de los Diputados para decidir una fecha para la votación de la moción de censura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook