Los trabajadores del aeropuerto internaciomnal de Hong Kong y de las aerolíneas que operan en él llevaron a cabo ayer una protesta en la terminal de llegadas con el objetivo de informar a los viajeros extranjeros sobre la crisis política que vive la región.