El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, transmitió ayer al primer ministro británico, Boris Johnson, que el acuerdo sobre la salida del Reino Unido de la UE pactado entre Londres y Bruselas es "el mejor y único posible", después de que el "premier" haya pedido renegociar el documento. Juncker también indicó al mandatario que la Comisión sí está dispuesta a añadir más contenido a la declaración política que acompaña al acuerdo de salida y establece las líneas generales sobre la futura relación entre Londres y Bruselas.

El político luxemburgués se mostró dispuesto a "analizar cualquier idea planteada por el Reino Unido, siempre que sea compatible con el acuerdo de salida". El presidente de la CE también felicitó al político conservador por convertirse en primer ministro y repitió que está dispuesto a trabajar "juntos del mejor modo posible".

Johnson se mostró convencido de que puede lograr que se elimine del tratado británico-comunitario la "antidemocrática" salvaguarda con la que se trata de impedir que después del "Brexit" se erija una frontera física entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.

Esa salvaguarda mantendría a la provincia británica de Irlanda del Norte alineada con ciertas normas del mercado único y la unión aduanera. Sin embargo, el club comunitario insiste en que no renegociará el acuerdo de retirada, incluida la salvaguarda irlandesa.

No obstante, el jefe negociador europeo para el "Brexit", Michel Barnier, transmitió a los Veintisiete que las demandas de Johnson de renegociar el acuerdo de salida para eliminar la salvaguarda irlandesa son "inaceptables".

El primer ministro británico, que hizo una radical remodelación del Gobierno al retirar a la mayoría de los ministros que estuvieron en con Theresa May y colocar a llamados "brexiteers", dio ayer a por la mañana su primer discurso en la Cámara de los Comunes como "premier", antes de hablar con Juncker.

En su discurso anunció que los comunitarios que viven en Reino Unido tienen sus derechos garantizados: "Quiero repetir de manera inequívoca nuestra garantía (de los derechos) de los 3,2 millones de nacionales de la UE que viven y trabajan entre nosotros. Agradezco vuestra contribución a nuestra sociedad y vuestra paciencia".

Al iniciar la reunión, el "premier" dijo que el Gobierno tiene "una tarea trascendental" por delante, dado que se trata de un "momento crucial" en la historia del Reino Unido.

"Estamos ahora comprometidos, todos nosotros, a salir de la UE el 31 de octubre, e incluso antes, sin peros", afirmó.

"Es maravilloso ver este nuevo equipo reunido aquí" que representa "el talento de nuestro extraordinario partido", dijo el nuevo primer ministro del Reino Unido. Además de su compromiso con el "Brexit", el primer ministro agregó que no se centrará únicamente en el "divorcio" de la Unión Europea, sino que tiene por delante una agenda nueva de medidas para atender las "prioridades de la población" británica, como la sanidad y la educación.