14 de marzo de 2019
14.03.2019
La salida del Reino Unido

La UE endurece su presión sobre Londres al dudar que una prórroga tenga utilidad

Los Comunes rechazan el "Brexit" duro por la mínima - El Parlamento británico vota hoy una moción de May para pedir un aplazamiento corto si hay acuerdo en una semana

14.03.2019 | 03:15
Opositores al "Brexit" celebran en el exterior del Parlamento el rechazo de los Comunes a una salida de la UE sin acuerdo. // Reuters

La Unión Europea endureció ayer su tono hacia el Gobierno de la primera ministra británica, Theresa May, y hacia los dirigentes políticos de Reino Unido, en general, al formular en voz alta serias dudas sobre la utilidad de una prórroga en la salida de Reino Unido de la UE, prevista para el próximo día 29. Bruselas lanzó este dardo consciente de que, con toda probabilidad, los Comunes se pronunciarían horas después contra un "Brexit" sin acuerdo (duro), como así fue, lo que les llevaría a votar hoy sobre la necesidad de pedir la prórroga.

El encargado de formular la advertencia a Londres fue el propio negociador de la UE para el "Brexit", Michel Barnier, y lo hizo 24 horas después de que la Cámara de los Comunes rechazase por segunda vez el Acuerdo de Salida pactado con la UE en noviembre, reafirmándose así en el rechazo que ya expresó en enero e infligiendo un nuevo varapalo a una Theresa May cada vez más acorralada.

El sentido de la advertencia de Bruselas parece claro: obligar a los británicos a acometer algún movimiento político interno de calado que rompa la situación de bloqueo en la que se encuentra el Parlamento. La solución, para los dirigentes comunitarios, no la traerá el tiempo, sino una modificación de las posiciones políticas británicas. "Los únicos que pueden indicarnos hacia dónde hay que ir ahora son los miembros del Parlamento británico", afirmó el vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, quien precisó que el desenlace del divorcio está "en manos del sistema político británico".

La sensación de bloqueo quedó reafirmada inmediatamente después de que el Parlamento se pronunciara contra un "Brexit" duro, el 29 de marzo o en el futuro, si es que finalmente el Gobierno británico optase por pedir una prórroga. No solo el resultado de la votación fue muy estrecho (312 a 308). Además, May replicó de inmediato que, al no ser vinculante la votación, la opción de un "Brexit" duro si el día 29 no se ha aceptado un acuerdo sigue siendo la opción legal "por defecto".

May anunció que hoy someterá una moción a votación para pedir una prórroga corta, hasta el 30 de junio, si los Comunes aprueban el Acuerdo de Salida antes del próximo miércoles, día 20. De lo contrario, dijo, habría que pedir una "extensión mucho más larga", lo que requeriría que el Reino Unido participe en las elecciones europeas de mayo. En cualquier caso, la primera ministra previno contra la tentación de incumplir el mandato del referéndum, ya que "dañaría la frágil confianza de los ciudadanos británicos en los miembros de esta cámara". Aunque May no lo explicitó ese incumplimiento podría venir por la retirada de la petición de salida o por la convocatoria de un nuevo referéndum, que, previsiblemente exigiría ir antes a elecciones generales.

Tras conocer el resultado de la votación de ayer en los Comunes, un portavoz de la Comisión Europea indicó a los legisladores británicos que no es suficiente con votar contra un "Brexit" duro, sino que es necesario "aceptar un acuerdo" que impida este escenario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook