India confirmó ayer un bombardeo aéreo sobre lo que calificó de campamentos insurgentes en Pakistán, en réplica al atentado que el día 14 mató a 42 policías en la Cachemira india. Pakistán negó que el ataque alcanzase a insurgentes y adelantó que tendrá respuesta militar, además de advertir a EE UU que pone en peligro el proceso de paz en Afganistán.