Un tsunami producido por la erupción del volcán Anak Krakatoa, en el estrecho de Sonda, en Indonesia, ha dejado al menos 222 muertos, 843 heridos y 30 desaparecidos. La zona, que separa las islas de Java y Sumatra, sigue presentando actividad volcánica y la Agencia Nacional de Gestión de Desastres ha advertido de que se puede producir un nuevo tsumani en las próximas horas.

"El agua llegó muy rápido y engulló a muchas personas"

El tsunami arrasa un concierto en Indonesia