13 de julio de 2018
13.07.2018
Presión de EE UU a la Alianza

Trump intenta imponer a los aliados doblar su gasto en Defensa, del 2 al 4% del PIB

Las protestas ciudadanas marcan la llegada del presidente norteamericano al Reino Unido tras el final de una cumbre de la OTAN condicionada por sus exigencias

13.07.2018 | 02:33
Trump y su esposa, Melania, a su llegada al Reino Unido. // AFP

La cumbre de líderes de la OTAN celebrada estos días Bruselas concluyó ayer marcada, nuevamente, por las exigencias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuyas declaraciones ya habían condicionado la cumbre desde antes incluso de su comienzo. El mandatario estadounidense, quien acusó a Alemania de estar "totalmente controlada por Rusia" por sus importaciones de gas y petróleo a ese país al tiempo que llamaba "morosos" a aquellos miembros de la Alianza que no destinan un mínimo del 2% de su PIB a sus presupuestos militares, no quiso embarcar hacia Londres sin antes exigir a sus socios que doblaran dicha cifra. Es decir, que invirtieran ahora el 4% de su PIB en Defensa, duplicando el compromiso adoptado por los aliados en la cumbre de Gales de 2014.

Sin embargo, el magnate cambió radicalmente el tono de su discurso antes de su marcha, mostrándose "muy satisfecho" por los "enormes progresos" que, en su opinión, se realizaron en esta cumbre de la Alianza Atlántica, en la que la práctica totalidad de sus miembros, incluida España, se han comprometido a aumentar sus partidas de Defensa. "Ahora, estamos muy felices de tener una OTAN muy fuerte, mucho más fuerte que hace dos días", celebró el actual inquilino de la Casa Blanca, que ayer logró interrumpir la sesión de trabajo que los líderes de la Alianza mantenían con Georgia y Ucrania para forzar una reunión de emergencia, en la que se volvió a abordar el "injusto" reparto del gasto militar en el seno de la OTAN.

El secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, aseguró por su parte que todos los aliados han oído "alto y claro" el mensaje del presidente Trump. "Entendemos que este presidente estadounidense se toma muy en serio el gasto en Defensa y eso está teniendo un claro impacto", declaró Stoltenberg, resaltando el hecho de que, tras años de recortes en sus fuerzas armadas, los aliados están incrementando de nuevo sus presupuestos militares. "Tuvimos una buena cumbre porque fue una discusión abierta y buena donde mantuvimos un intercambio de argumentos y un punto de vista franco y respetuoso" , concluyó el secretario general de la OTAN al término de la cumbre.

En la misma línea se pronunció el presidente francés, Emmanuel Macron, quien defendió que la Alianza sale "mucho más fuerte" de este encuentro. La canciller alemana, Angela Merkel, principal blanco de los ataques de Trump, aseguró por su parte que Alemania es consciente de la necesidad de aumentar su presupuesto de Defensa, pero llamó también a valorar el papel que han jugado las tropas alemanas en las distintas misiones de la OTAN, especialmente en Afganistán.

Tras el final de la cumbre, Trump llegó al Reino Unido para iniciar una visita oficial que ha generado en ese país un nivel de movilización sin precedentes desde las masivas protestas callejeras contra la guerra de Irak en 2003, lo que obligó a realizar ayer fuera de Londres su encuentro con la primera ministra, Theresa May. Del mismo modo, Trump se reunirá hoy con la reina Isabel II fuera de una capital tomada por los manifestantes.

A lo largo de su estancia en el país, el mandatario estadounidense se verá previsiblemente seguido por una multitud de protestas convocadas por diversas organizaciones y colectivos sociales, destacando entre ellas la manifestación que recorrerá hoy las principales vías de la capital británica bajo el lema "Stop Trump March" (Marcha para parar a Trump). Ayer, la policía prohibió el vuelo de un globo gigante con la forma de un bebé en pañales con la cara del magnate, que pretendía parodiarle durante su visita.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook