28 de marzo de 2018
28.03.2018
Relaciones bilaterales

Moscú acusa a Londres de fabricar armas químicas

Sugiere que los servicios de inteligencia británicos podrían estar implicados en el ataque contra Skripal

30.03.2018 | 13:16
Vladimir Putin, en una imagen de este miércoles.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia ha denunciado que el Gobierno británico está silenciando la información sobre su "laboratorio secreto" de fabricación de "armas químicas" en Porton Down, cerca de la localidad de Salisbury, donde el 4 de marzo fue encontrado inconsciente junto a su hija Yulia el exespía ruso Sergei Skripal.

"Se silencia la información sobre la actividad de un laboratorio secreto ubicado en Porton Down, cerca de Salisbury donde, como todos saben, se llevaba a cabo un trabajo para crear armas químicas", ha asegurado en un comunicado el departamento que dirige Sergei Lavrov.

En esta misma línea, el departamento gubernamental ruso ha dicho que en Reino Unido se está ocultando información sobre los ejercicios militares británicos Toxic Dagger (la daga tóxica), "realizados en vísperas del envenenamiento de Skripal y durante los cuales se practicaron métodos de lucha contra la contaminación química y biológica", según informa la agencia de noticias rusa Sputnik.

"El análisis de todas las circunstancias comprueba la falta de interés de Londres en descubrir los verdaderos motivos y al autor material del crimen en Salisbury y nos hace pensar en la posible implicación de los servicios especiales británicos en el incidente", ha señalado el Ministerio de Exteriores ruso.

El departamento que dirige el veterano Lavrov ha recalcado que, si a Rusia "no se le proporcionan pruebas convincentes de lo contrario", considerará que el ataque fue "un intento de asesinato" de compatriotas rusos "a raíz de una gran provocación política".

Un agente de policía hace guardia ante la casa de Skripal en Salisbury. REUTERS

El 4 de marzo, el exespía ruso Sergei Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33 años, fueron encontrados inconscientes en un banco de un parque cerca de un centro comercial de Salisbury. Las autoridades británicas han asegurado que los dos estuvieron expuestos a un gas nervioso de fabricación militar rusa y han culpado a Rusia del ataque.

Esta semana, varios países occidentales han anunciado la expulsión de funcionarios y diplomáticos rusos en represalia por el ataque contra Skripal en suelo británico. El lunes fue el Gobierno estadounidense el que anunció la salida de 60 funcionarios rusos en respuesta al ataque con gas nervioso en Salisbury.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook