11 de julio de 2017
11.07.2017

Irak proclama la liberación total de Mosul a pesar de algunos focos de resistencia del Estado Islámico

La toma de la ciudad iraquí, en 2014, llevó a su cota más alta a un grupo que, lejos de estar destruido, todavía conserva territorio y capacidad para llevar a cabo atentados

11.07.2017 | 02:02

La liberación total de Mosul, ocupada hace tres años por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), fue proclamada ayer por la tarde por el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, quien admitió que en zonas del casco viejo de la segunda ciudad del país quedan focos de resistencia. La proclama de Al Abadi fue seguida de notas en las que el EI anunció una contraofensiva en el casco antiguo. En su discurso, Al Abadi ya había precisado que sus tropas tienen ahora "la misión de estabilizar y reconstruir" la ciudad, a la vez que la limpian de residuos del EI.

Los yihadistas conquistaron Mosul el 10 de junio de 2014 tras una ofensiva relámpago que puso en fuga a las tropas iraquíes. Los soldados de Bagdad y los "peshmergas" del Kurdistán iraquí llevaban meses disputándose el control de la ciudad, lucha aducida como una de las grandes causas de una victoria que puso en el mapa al EI, grupo hasta entonces desconocido por la inmensa mayoría de la opinión pública. De hecho, aún no se llamaba así sino Estado Islámico de Siria y Levante (ISIS, en su acrónimo inglés), nombre que aún usan muchos medios, junto al árabe Daesh, que, por su carácter despectivo es el preferido de los gobiernos. Días después de tomar Mosul, el jefe del ISIS, Abú Bakr al Baghdadi, proclamó desde allí un "califato" sobre las posesiones sirias e iraquíes del grupo, que pasó a llamarse Estado Islámico.

La toma de Mosul abrió el camino de Bagdad a los yihadistas, aunque también volvió a implicar a los EE UU de Obama en el escenario de Oriente Medio, a través de los bombardeos de la llamada coalición internacional y de la presencia de "asesores" en tierra. Ahí, en su momento de gloria, comenzó el declive del EI, que fracasó en su intento de tomar Tikrit. Con todo, la pérdida de Mosul, tras una laboriosa ofensiva de nueve meses de Irak y sus aliados, está lejos de borrar al EI del mapa, ya que todavía no ha sido desalojado de su capital siria -la asediada Al Raqqa-, controla amplios territorios desérticos de Irak y Siria, y tiene una amplia red mundial de "lobos solitarios" dispuestos a atentar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine