18 de febrero de 2017
18.02.2017

El candidato a suceder a Flynn renuncia al no poder formar su equipo

Malestar en los medios por el despotismo de Trump en su última rueda de prensa

18.02.2017 | 01:30
Trump, con sus nietos Arabella y Joseph, en la Casa Blanca. // Reuters

El principal candidato para suceder al dimitido general Michael Flynn como consejero de Seguridad Nacional de EE UU, el exvicealmirante Robert Harward, de 60 años, ha rechazado la oferta del presidente, Donald Trump. Fuentes próximas a la Casa Blanca confirmaron que Harward y Trump discutieron por el personal que debía formar parte del equipo del nuevo consejero, ya que el exvicealmirante exigía escoger a todos sus colaboradores, algo a lo que la Casa Blanca se resistió.

El núcleo de la disputa estuvo en la decisión de Trump de mantener a Kathleen Troia McFarland como "número dos". Harward insistió en que no quería a McFarland como viceconsejera, por lo que tras una dura jornada de negociaciones rechazó la oferta presidencial.

Entre tanto ha trascendido que Flynn mintió al FBI el pasado 24 de enero al negar que hubiera tratado el asunto de las sanciones que el Gobierno de Obama impuso a Moscú días antes de abandonar la Casa Blanca cuando contactó por teléfono con el embajador ruso en EE UU, Sergei Kisliak. El FBI había grabado la conversación, aspecto que Flynn desconocía.

Flynn puede acabar sentado en un banquillo, ya que mentir al FBI está considerado un delito. No obstante, varios altos cargos estadounidenses aseguraron ayer que todavía no se sabe si los fiscales llevarán el caso ante la Justicia, en parte porque Flynn podría enrocarse en una cuestión lingüística: la definición de la palabra "sanciones".

Por otra parte, la tensa rueda de prensa de más de una hora concedida por el presidente el pasado jueves aún coleaba ayer en los medios de comunicación de EE UU, que han condenado las maneras despóticas de Trump en su comparecencia.

El magnate no ocultó su franca animadversión hacia algunos de los grandes medios norteamericanos, en particular la CNN y "The New York Times", y no dudó en dar la palabra a "periodistas amigos" o aplaudir las preguntas que él consideraba buenas. Los dos medios contra los que preferentemente arremetió Trump han publicado, junto a "The Washington Post", buena parte de las primicias relacionadas con Flynn o con los crecientes choques del magnate con las agencias de inteligencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook