El exalcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, uno de los colaboradores más cercanos del presidente Trump, reveló ayer la génesis de la polémica orden ejecutiva antiislámica. Trump encargó a sus asesores buscar una fórmula legal para poner en práctica un "veto a musulmanes", dijo.

"Cuando lo anunció por primera vez dijo 'veto a musulmanes'. Me llamó y me dijo: 'Crea una comisión y muéstrame la forma de hacerlo legalmente'", aseguró Giuliani en declaraciones al canal Fox News, de las que ayer se hicieron eco muchos medios estadounidenses.

Según el dirigente republicano, la comisión decidió centrarse en la idea de "peligro, en lugar de en la de religión", como elemento central de la medida, que cristalizó en la orden ejecutiva firmada el viernes por Trump.

Según Giuliani se volcaron en "las áreas del mundo que crean un peligro para nosotros, lo que es algo que se basa en hechos, no en cuestiones religiosas. Es perfectamente legal, es perfectamente sensato", defendió el exalcalde republicano, quien negó cualquier trasfondo de discriminación religiosa en la medida.