China ve con preocupación el cambio de concepción de las relaciones internacionales que acompaña a la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. El Ejército chino ha comenzado a incrementar su preparación militar ante un posible conflicto armado con EE UU, según informó la web oficial del Ejército de Liberación Popular.

"El riesgo de guerra se ha convertido en algo más real", escribió en una columna de la web un oficial de la Comisión Militar Central. "Eslóganes como ´La guerra comenzará esta noche´ se están convirtiendo en una realidad práctica", según la columna, reproducida en parte por el "South China Morning Post". El medio oficial "Diario del Pueblo" hizo saber que el Ejército chino tiene intención de seguir como hasta ahora con sus simulacros militares en el Pacífico "ignorando cualquier provocación extranjera".

El deterioro de las relaciones entre China y EE UU es visto con especial aprensión por Japón, que ha lamentado expresamente que Trump haya decidido abandonar el Tratado Transpacífico de libre comercio. Trump y el primer ministro nipón, Shinzo Abe, acordaron ayer reunirse en Washington el próximo 10 de febrero.