La alianza opositora venezolana Mesa de la Unidad Democrática (MUD) anunció ayer su decisión de abandonar el diálogo con el Gobierno chavista de Nicolás Maduro pese a los intentos de los mediadores internacionales por relanzar las conversaciones. "El experimento de diálogo que se desarrolló en Venezuela del 30 de octubre al 6 de diciembre de 2016 es un capítulo cerrado que no se volverá a abrir", aseguró la MUD, que acusó al Ejecutivo de incumplir los acuerdos alcanzados. Entre tanto, la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, rechazó en una asamblea en la favela de Petare la "injerencia" en la que, aseguraron, ha incurrido Rusia con un comunicado en el que acusó a la cámara de estar "allanando el camino hacia la desobediencia civil".