01 de octubre de 2014
01.10.2014

David Yabo: "Judíos, musulmanes y cristianos solo se ponen de acuerdo en Jerusalén para criticar a los gais"

"Judea es el pueblo de los judíos y esta es nuestra tierra" » "En España existe un antisemitismo cultural"

01.10.2014 | 01:49
David Yabo con la Torá en el Muro de las Lamentaciones de Jerusalén.

David Yabo (Bilbao, 1984) ha protagonizado a sus 30 años el triple salto mortal de cambiar la tranquilidad de Madrid por una vida al límite a 20 kilómetros al sur de Tel Aviv, pendiente a cada instante de las sirenas que anuncian los misiles de Hamás para refugiarse en un búnker, hacerse judío y salir del armario para casarse con un israelí. Indignado con actores como Penélope Cruz y Javier Bardem que tienen a sus hijos en el hospital más sionista de América para poner verdes después a los israelíes, Yabo, que se siente feliz de vivir en un oasis en mitad del desierto haciendo una vida normal con su marido, les dice que dejen de presumir de progres y les invita a abandonar su cinismo mientras vierte su visión del conflicto en Oriente Medio en una publicación de habla hispana de Israel, el Faro de Israel.

-¿Por qué un joven como usted, católico y de Bilbao, decidió hacerse judío?

-Siempre he creído en Dios y he estado ligado a grupos de fe. Buscaba respuestas existenciales y no las encontraba en la Iglesia Católica.

-¿Qué tipo de preguntas se hacía?

-Me sentía muy solo y buscaba explicaciones y amparo para superar esa soledad.

-¿Por qué se sentía solo?

-Desde muy pequeño supe que era gay. Lo pasé muy mal y, sobre todo, en el colegio católico en el que estudiaba. Los profesores me llegaron a decir que no iba a ser nada en la vida.

-¿Es su familia católica practicante?

-Es simplemente católica.

-¿Cómo llevaron sus padres su conversión?

-Imagínese. Primero tuvieron que asumir que era gay y después que quería hacerme judío. Pensaron que era una moda pero yo lo tenía tan claro que a los 17 años comencé mi conversión. Empecé a estudiar a través de internet y a los 21 me trasladé a Madrid para ir a un rabino ortodoxo que acabó siendo un homófobo.

-¿No sabía usted que no se puede ser ortodoxo y gay?

-Ahora lo sé y por eso me pasé la vertiente conservadora. Estuve más de un año y medio estudiando hasta mi conversión en 2011 gracias a un tribunal rabínico.

-Y al mismo tiempo encontró el amor de su vida, ¿verdad?

-Tenía claro que quería compartir mi vida con un chico judío y lo encontré a través de Facebook. El no es nada religioso, pero yo sí. Nos casamos en Madrid en 2010 y vivimos a 20 kilómetros de Tel Aviv.

-¿Reconoce Israel ese matrimonio?

-La ley israelí no reconoce el matrimonio civil pero convalida los contraídos en el extranjero. La Torá prohíbe la relación sexual pero no el enamorarte o amar a un hombre. El judaísmo es la religión más abierta respecto a la homosexualidad.

-¿Son tolerantes en Israel con los homosexuales?

-Tel Aviv es una ciudad muy abierta y cosmopolita, otra cosa son las ciudades más pequeñas. En la marcha del orgullo gay desfila una carroza de religiosos gais. Lo que también es cierto es que judíos, musulmanes y cristianos solo se ponen de acuerdo en Jerusalén para criticar a los gays. En Israel hay homosexuales religiosos y laicos, judíos y palestinos ya que tanto la Autoridad Palestina como los países árabes persiguen a los gais.

-¿No le apetece regresar a España?

-Ni hablar. España es un país antisemita.

-¿Por qué dice eso?

-No hay odio antisemita pero si existe un antisemitismo cultural. En España no se puede ser judío libremente.

-¿De verdad piensa eso?

-La ley no permite a un judío librar durante el sabbath.

-Porque España es un país aconfesional, ¿no?

-Pero la mayor parte de las fiestas se rigen por la tradición católica.

-España ha sido tradicionalmente un país con una mayoría de católicos...

-Pues yo soy judío y regalo mi pasaporte español a cualquier judío que lo quiera.

-¿Cómo ha vivido usted el último y reciente conflicto israelo-palestino?

-Ha sido una crisis complicada y peligrosa porque los ataques de Hamás llegaron a Haifa. Más de cinco millones de israelíes sufrieron la amenaza de los misiles. Si han muerto pocos civiles es gracias a las alarmas que nos avisan de que tenemos que ponernos a cubierto en los refugios.

-¿Se puede vivir con una tensión permanente de tal calibre?

-Los judíos llevamos 2.000 años viviendo así y estamos preparados para lo que sea.

-¿Qué me dice de las decenas de niños que han muerto en Gaza durante esta última ofensiva?

-Hamás utiliza a los bebés como escudos humanos. Convierten a sus niños en mártires. Esta no es una guerra entre israelíes y musulmanes, sino ente el siglo XXI y el siglo XV.

-¿Ve alguna posibilidad de que este conflicto se acabe pronto?

-No. Cuando quieran los musulmanes se acabará porque los israelíes no podemos hacer más concesiones.

-Pero levantan asentamientos en Cisjordania que no ayudan a suavizar el conflicto.

-En la mayor parte de lo que llaman asentamientos ya había judíos en el pasado. Todos queremos una solución al conflicto y la mayoría pensamos que es posible consolidar dos Estados y dos pueblos. ¡Eso sí! Yo no estoy preparado para que determinado pueblo perjudique a mi país y denigre mis tradiciones y mi historia. Etimológicamente está claro que Judea es el pueblo de los judíos, así que no sé dónde está el problema en reconocer que esta es nuestra tierra.

-¿Qué opina del apoyo de Penélope Cruz y Javier Baderm al pueblo palestino?

-¡Menudo par de cínicos! Les recuerdo que tienen a sus hijos en el hospital judío más sionista de América para después poner a caldo a los israelíes. A ver si se aclaran de una vez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook