El periodo oficial de campaña para el referéndum de independencia de Escocia, que se celebrará el 18 de septiembre, dio comienzo ayer, con victoria del "no" en las encuestas y un elevado porcentaje de indecisos. A 16 semanas de la consulta, los sondeos dan ventaja a los partidarios de la permanencia en el Reino Unido, si bien los independentistas avanzan posiciones y hay alrededor de un 20% de escoceses que no se pronuncian y que serán clave en el resultado final.

Las dos plataformas -"Yes Scotland", favorable a la independencia, y "Better together", partidaria de la permanencia en el Reino Unido- pueden hacer publicidad con un presupuesto máximo de 1,5 millones de libras (1,8 millones de euros) cada una y tendrán espacios gratuitos de propaganda electoral.

También se limitará la cantidad que pueden invertir los partidos según su representación parlamentaria, siendo el más beneficiado el mayoritario Partido Nacionalista Escocés de Alex Salmond, con 1,3 millones de libras (1,5 millones de euros).

En un sondeo divulgado el 15 de mayo, los partidarios del "no" ganaban con un 46% del voto, frente al 34% del "sí" y un 20% de indecisos, cuyo voto puede modificar el resultado final.