La Marina de EE UU puso ayer fin a una rocambolesca historia en aguas del Mediterráneo, al capturar el petrolero norcoreano "Morning Glory", que días atrás había cargado sus bodegas en el puerto libio de Sirte, bajo control de milicias rebeldes. El petrolero, cuyo repostaje ilegal causó la caía del primer ministro, Ali Zidán, ha sido entregado a las autoridades de Trípoli. Libia, que se encuentra desde hace meses en una situación rayana en el vacío de poder, fue ayer escenario de un sangriento atentado en el que ocho personas murieron al estallar varios coches bomba en una academia militar de la ciudad oriental de Bengasi, una de las principales bases de rebeldes al poder de Trípoli. Por otra parte, el exembajador francés en Libia François Gouyette declaró ante el juez que el asesinado dictador Gadafi financió la campaña de 2008 del expresidente Sarkozy.