Hace 48 horas, Crimea decidía en referéndum por amplia mayoría unirse a Rusia. Solo dos españoles asistieron como observadores a la consulta, uno de ellos el gallego Pedro Mouriño -afiliado del PP y cuya empresa hace negocios con varias entidades rusas-, quien acudió invitado por el Instituto de Estudios de Integración ruso.

-¿Por qué fue de observador?

-Me llaman por mi experiencia, mi prestigio y mi conocimiento y asisto si las circunstancias me lo permiten a título personal. Tengo experiencia contrastada como observador internacional independiente en la zona, participé en elecciones en Ucrania y Rusia.

-¿Cómo nace esa experiencia?

-Hace 10 años era muy activo en la vida política, en las juventudes del PP y como presidente de honor de los Universitarios del PP Europeo, y me quedaron muchos contactos. Ahora desarrollo un trabajo empresarial internacional en la consultoría de comunicación, viajo por aquí y sigo atento lo que pasa.

-Pero este es un referéndum controvertido...

-No soy el que debe evaluar si es legal o legítimo; eso compete a las organizaciones internacionales, al gobierno. Solo asistí para ver mi impresión de si la votación tiene un mínimo de garantías. Pero si tuviera una percepción de que el referéndum es cien por cien ilegítimo e ilegal, no estaría aquí. No tengo la seguridad plena de que sea legal, pero creo que tiene legitimidad y visos de poder tener legalidad internacional. No al cien por cien, pero con posibilidades altas. Y es transparente: el ambiente estaba calmado, no hubo presión en los colegios, la participación fue alta y las calles estaban llenas de banderas rusas. Por ejemplo, fui a las elecciones ucranianas y me daban menos aspecto de transparencia que estas y fueron validadas internacionalmente.

-¿Hay riesgo de guerra?

-Interna, no. Creo que Ucrania y Crimea salen perjudicados, pero más los primeros, que se convierten en un estado fallido y probablemente abocado a la desintegración como tal. Hay una amplísima mayoría a favor de la reunificación con Rusia. Militarmente Ucrania no tiene ninguna opción; la superioridad militar rusa es incuestionable.

-¿Y con el apoyo de la UE?

-La UE no pasará de una retórica de sanciones.

-¿Cree que la UE lo está haciendo mal respecto a Crimea?

-Claro, entiendo que fomentó un acuerdo con el presidente donde se convocaban elecciones en menos de seis meses y se reformaba la Constitución y en 24 horas unos señores echan al presidente, toman el control de facto ¿y legalizas eso? Creo que de esos polvos vienen estos lodos.

-Lo que ocurre en Ucrania, ¿cómo afectará a la geopolítica? ¿Saben los españoles qué se juega allí?

-Marcará un punto de inflexión en las relaciones de la UE y Rusia. Los españoles desgraciadamente no tenemos en general percepciones sobre geoestrategia, ni la población ni los líderes políticos. En este conflicto unos pocos países, que se mueven en un feroz sentimiento antirruso, están condicionando toda la política de la UE. Me pregunto qué pensará la industria turística o los promotores de pisos si desaparecen los rusos. Y prescindir de su petróleo podría implicar un aumento de los precios.

-¿Asistiría como observador a la consulta que propone Cataluña?

-No, siempre voy de observador internacional y para mí Cataluña es parte de mi país. Además no comparto la consulta de Cataluña. Los casos de Crimea y Cataluña solo coinciden en que se llaman referéndums. En España hay un Estado de derecho que funciona y en Ucrania hay un Estado de derecho para algunos cuestionable, entre los cuales estoy yo. Aquí sigue sin haber elecciones y por una presión en las calles de Kiev derrocaron a un gobierno y entró otro. Por tanto el Estado de derecho quiebra y las autoridades de Crimea no reconocen a las de Kiev. Además, el referéndum en Cataluña es para crear un sujeto de derecho internacional, cosa que aquí ni pensaron. Aquí decidían si pertenecer a Ucrania o a la Federación Rusa, y optaron por Rusia, me contó un diputado, por motivaciones en parte emocionales, porque hablan la misma lengua, son sus parientes, y en parte pragmáticas, porque esperan tener un mejor desarrollo económico para sus hijos.

-Es afiliado al PP, pero no va representando al partido...

-Es como si fuera socio del Celta y me dijeran si el Celta apoya mi presencia aquí. No tiene nada que ver. Es una decisión personal.