04 de mayo de 2013
04.05.2013

Los euroescépticos multiplican por veinte su número de concejales en el Reino Unido

"Tories" y liberales retroceden en las urnas - Cameron admite que los integrantes del UKIP han dado "una gran lección" y ya habla de la adopción de cambios en inmigración

04.05.2013 | 00:00
Nigel Farage, celebrando el avance del UKIP en la barra de un pub londinense. // Reuters

El euroescéptico Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP, en sus siglas en inglés) se afianza en el espectro político británico. La formación que lidera el eurodiputado Nigel Farage alcanzó un magnífico resultado en las municipales parciales celebradas el miércoles en Inglaterra y Gales, en las que obtuvo un total de 139 concejales -tenía sólo siete-, mientras que conservadores y liberales demócratas, los partidos del Gobierno, sufrieron fuertes retrocesos.

Los números hablan por sí solos. Con el escrutinio finalizado en los 35 ayuntamientos y autoridades municipales que estaban en juego -solo uno de ellos en Gales-, el UKIP es el partido que logra el mayor avance. Los "tories" de David Cameron se dejaron 335 ediles (se quedan con 1.116) y los de Nick Clegg, 124 (hasta 352). Con todo, los conservadores mantienen el control de al menos 17 de los 35 consistorios en disputa, aunque han perdido la mayoría en diez de ellos.

También los laboristas obtuvieron un buen resultado: sumaron 291 escaños locales más y se quedan con un total de 538. Y también logran retener el escaño por South Shields que ocupan desde 1935 y en el que, hasta ahora, se sentaba el ex ministro de Exteriores David Miliband, hermano del líder laborista, Ed Miliband.

Sin embargo, el éxito sonado es el del UKIP, que se sitúa como primer partido de la oposición en los condados de Lincoln y Norfolk. Con este balance, Farage advirtió ayer de que su partido, que carece de representación en el Parlamento de Westminster, se coloca "en una posición muy fuerte" con vistas a las elecciones generales de 2015, tras las que, si ganan, los conservadores han prometido convocar un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE.

Cameron, que había tachado al UKIP de "partido de chiflados", se apresura ahora a decir que "se merece un respeto" y que los resultados de estas municipales constituyen "una gran lección". A juicio del primer ministro, los votantes "quieren que nos esforcemos más por la clase trabajadora y que resolvamos las cuestiones que les preocupan".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine