El cardenal católico Keith O'Brien anunció este lunes su renuncia como arzobispo de St Andrews y Edimburgo tras haber sido acusado de "comportamiento inapropiado" hacia otros religiosos en la década de los 80, informó la cadena pública BBC.

O'Brien, que a sus 74 años era la figura más veterana de la Iglesia católica en el Reino Unido, iba a ser el único representante británico en el Cónclave para elegir nuevo Papa tras la reciente renuncia de Benedicto XVI.

El anuncio de la marcha del cardenal se produce después de que trascendiera este domingo que tres sacerdotes y un exsacerdote se quejaron ante el Pontificado por la supuesta conducta indebida que llevó a cabo durante años O'Brien.

Según el dominical "The Observer", tres sacerdotes y un exsacerdote se han quejado ante el Vaticano por la supuesta conducta indebida que llevó a cabo el clérigo, de 74 años y la figura más veterana dentro de la Iglesia Católica en el Reino Unido, y han exigido su dimisión inmediata.

Las acusaciones aluden a un comportamiento inapropiado de O'Brien hacia sacerdotes y seminaristas que estaban a su cargo, en unos hechos que se remiten a la década de los 80.

De acuerdo con la cadena pública británica BBC, uno de los cuatro religiosos denunciantes relató que abandonó el sacerdocio cuando el cardenal O'Brien fue nombrado obispo para "preservar su propia integridad".

Ese exreligioso tuvo al cardenal como "director espiritual" cuando era seminarista con 20 años y, según el dominical, los acercamientos "inapropiados" de O'Brian hacia él tras las oraciones nocturnas le provocaron depresión y cambios en su personalidad.

El cardenal, que ha sido arzobispo de St Andrews y Edimburgo desde 1985 y es presidente de la Conferencia de Obispos de Escocia, renunció a algunas de sus tareas el pasado año debido a su avanzada edad y está previsto que se retire el próximo mes.

El religioso ha sido una figura destacada en el rechazo a la propuesta de legalizar el matrimonio entre homosexuales y está previsto que antes de su próxima retirada este marzo participe en el cónclave para nombrar al sucesor del papa Benedicto XVI.