El Departamento del Interior de Estados Unidos informó la noche del viernes que los inspectores de seguridad enviados por el Gobierno no encontraron indicios de que se estuviese produciendo un vertido de petróleo en la plataforma de la empresa Mariner Energy que se incendió el pasado jueves en el golfo de México.

"Los inspectores señalaron que no hay ninguna señal de contaminación proveniente de la plataforma Vermilion 380 de la empresa Mariner Energy durante una inspección inicial llevada a cabo hoy (por ayer) en las instalaciones", explicó en un comunicado la Agencia de Gestión, Regulación y Orden de la Energía Oceánica, dependiente del Departamento del Interior, que vigila las perforaciones submarinas.

"Estuvieron en la plataforma durante varias horas y confirmaron que las válvulas están todas seguramente selladas, que las tuberías de distribución están cerradas y que las bombas y los tanques son seguros", concluye el comunicado.