13 de enero de 2010
13.01.2010
Hasta 100.000 fallecidos tras el sismo

Haití busca supervivientes entre las ruinas

La ONU estima que hay tres millones de afectados por el terremoto. El mundo se vuelca en ayudar al país

14.01.2010 | 11:45

Los habitantes de Puerto Príncipe, la capital de Haití, se afanan en la búsqueda de sobrevivientes del terremoto que asoló ayer el país, mientras la comunidad internacional se moviliza para ayudar a los millones de damnificados.

Según el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, unos tres millones de haitianos, un tercio de la población del país más pobre de América, resultaron afectados por el sismo de 7 grados en la escala de Richter.

El terremoto y las tres réplicas que le siguieron convirtieron las calles capitalinas en un hervidero de miles de personas, algunas que temen regresar a sus casas y otras que ya no tienen techo, y a la vez en un cementerio.

Hay cadáveres tendidos en el suelo por todas partes en la ciudad, otros son trasladados por grupos de personas y muchos más se encuentran debajo de los numerosos edificios derrumbados o dañados por los sismos.

No hay cifras oficiales de muertos, pero ya se habla de hasta 100.000 fallecidos, como dijo hoy el primer ministro haitiano, Jean Max Bellerive.

Por ahora, se ha podido confirmar que la cifra de miembros de la Misión de Estabilización de la ONU en Haití (Minustah) fallecidos en el terremoto asciende a 16 y que hay cerca de 150 empleados desaparecidos, indicó Ban.

Además, murieron tres militares jordanos y un civil haitiano, dijo la responsable de la logística para las operaciones de paz de la ONU, Susana Malcorra.

Sobre la suerte del máximo responsable de Minustah, el tunecino Hédi Annabi, que estaba en el edificio de la ONU en Puerto Príncipe que colapsó por el sismo y ha sido dado por muerto por el Gobierno haitiano, Malcorra no tiene una versión oficial.

Del que sí se ha podido confirmar su deceso es del arzobispo de la capital haitiana, Segre Miot (61 años), cuyo cadáver fue hallado entre los escombros del arzobispado, según la agencia católica vaticana Misna.

También perdieron la vida once soldados brasileños, una misionera de esa misma nacionalidad y un gendarme argentino, tal como anunciaron sus respectivos países.

La Catedral y el Palacio, destruidos

Pero las pérdidas no son solo humanas, como se puede observar en la arquitectura de Puerto Príncipe. Entre los edificios que no resistieron el embate del terremoto están la Catedral y el Palacio Nacional, sede de la Presidencia.

El mandatario René Préval y la primera dama, Elisabeth Debrosse Delatour, pudieron ponerse a salvo antes del derrumbe.

"El Parlamento se ha hundido, el edificio de impuestos, las escuelas, los hospitales. Hay muchas escuelas derruidas con mucha gente dentro". Los pocos nosocomios que quedaron en pie "están abarrotados con gente. Es una catástrofe", afirmó Préval al diario The Miami Herald.

Tanto Préval como el primer ministro han solicitado ayuda urgente a la comunidad internacional, algo que también reclaman los ciudadanos de a pie.

"Hay muchos muertos por todas partes. Yo quisiera dirigirme a todo el mundo en el extranjero: en Haití todos somos damnificados y tenemos mucha necesidad de ayuda para la gente más afectada", dijo Charles Le Bon, un joven que hoy recorría la plaza Champ de Mars, frente al derruido Palacio Presidencial.

Un llamamiento que está atendiendo con prontitud el mundo. Las primeras ayudas comenzaron a llegar, según el embajador de Haití ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Duly Brutus, quien señaló: "Nunca nuestro país ha necesitado tanto la ayuda de la comunidad internacional".

Aunque la torre de control del aeropuerto de la capital fue destruida, la terminal sigue funcionando con pero con dificultad, confirmó hoy el máximo representante de la ONU.

Compromiso de Obama

Haití tiene "el apoyo total de Estados Unidos", que responderá "de forma rápida, coordinada y enérgica" a la catástrofe, prometió el presidente Barack Obama, cuyo Gobierno dijo que al menos tres estadounidenses podrían haber muerto en la nación caribeña.

El primer equipo con 72 expertos en búsqueda de sobrevivientes y el primer buque guardacostas de EE.UU. llegaron hoy a Haití para dar socorro a la población. Washington prevé que otras tres unidades lleguen a Haití entre este miércoles y jueves.

Latinoamérica también respondió con celeridad y países como República Dominicana, Venezuela, Chile, Cuba Ecuador, Colombia, Argentina, Perú, México, Brasil, Guatemala, Panamá y Nicaragua, entre otros, ya se han movilizado.

Por ejemplo, hoy partió un avión de la Fuerza Aérea venezolana con una veintena de médicos, 10 bomberos y 17 socorristas, así como medicinas, alimentos y agua. Y Brasil, que lidera la fuerza de la ONU en Haití, anunció una donación de 10 millones de dólares y de 14 toneladas de alimentos.

Por su parte, España, que coordina la ayuda humanitaria europea hacia Haití como presidente de turno de los Veintisiete, ha fletado tres aviones con ayuda de emergencia. Además, la Comisión Europea anunció el desbloqueo de tres millones de euros de ayuda de urgencia.

La ONU, entre tanto, anunció la movilización de sus equipos de emergencia para que ayuden a coordinar la llegada de asistencia humanitaria y autorizó una partida de 10 millones de dólares de su fondo de emergencias.
Escenas de pillaje

Mientras las labores de rescate y ayuda continúan, la otra gran prioridad ahora es la seguridad en las calles, en donde se han visto escenas de pillaje en establecimientos comerciales, como reportó la emisora capitalina Radio Metropole.

Por ello, la Minustah movilizó a sus 3.000 efectivos militares y policiales en Puerto Príncipe para que protejan los puntos más importantes, como el aeropuerto, y mantengan el orden.

Sin embargo, el primer ministro Bellerive dijo a CNN que, pese a la horrible situación que vive el país, la población se está comportando con "calma" y "madurez". "La gente está tratando de ayudarse unos a otros, tratando de organizarse", dijo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook