09 de abril de 2009
09.04.2009
tragedia en italia

Italia entierra a sus muertos indignada por una nueva salida de tono de Berlusconi

El primer ministro aconseja a los supervivientes que se tomen la tragedia "como un fin de semana de acampada"

09.04.2009 | 02:00
Masiva asistencia a uno de los primeros funerales por las víctimas del terremoto.

Italia comenzó ayer a enterrar a los muertos del devastador seísmo que el pasado lunes sacudió la región de los Abruzos mientras asiste indignada a una nueva salida de tono de su primer ministro, Silvio Berlusconi, quien ha aconsejado que los supervivientes se tomen la tragedia "como un fin de semana de acampada". En declaraciones a la televisión alemana N-TV, "il Cavalieri" aseguró que los damnificados por el terremoto, que suma ya 267 muertos, cuentan "con todo"», pese a las crecientes críticas por los fallos de seguridad en la zona.

"No les falta de nada. Tienen cuidados médicos, comida caliente... Por supuesto, su lugar de abrigo actual es provisional, pero hay que tomarlo como un fin de semana en una acampada", afirmó Berlusconi mientras la fotografía del lugar del siniestro muestra centenares de personas durmiendo en tiendas de campañas, centros de acogida rebosantes de gente, edificios en ruinas, hospitales sin capacidad de respuesta y búsquedas desesperadas entre escombros. Las palabras del primer ministro resuenan cuando el último balance de muertos supera ya las 267 personas. Unas 1.500 personas permanecen heridas.

La ciudad de Loreto Aprutino (a unos 130 kilómetros de la capital de los Abruzos) despidió ayer por la tarde al joven Giuseppe Chiavaroli, de 24 años. Como muchas de las víctimas del seísmo, Giuseppe era un estudiante de la Universidad de L´Aquila. El funeral –oficiado por el arzobispo de Pescara– fue el primero de los que se sucederán por las víctimas mortales del seísmo. Otra joven, Carmelina Iovine, de 22 años, fue enterrada en Raiano (a 58 km de L´Aquila). El funeral de Carmelina tuvo que celebrarse en la plaza principal de su pueblo, después de que el seísmo dañase la iglesia local. Se espera que mañana, viernes, se realice un funeral masivo de Estado para los fallecidos y se declare día de luto nacional.

Los supervivientes se enfrentan a un lúgubre fin de semana de Pascua. Con la mayoría de las iglesias dañadas, las personas se preparan para celebrar el evento religioso en capillas improvisadas en las carpas.

Y al tiempo, los temblores no dan tregua. El último se registró ayer mismo, poco antes de la rueda de prensa que Silvio Berlusconi ofreció en L´Aquila. El suelo se movió de tal manera que el pánico se apoderó por unos segundos de todos los presentes. Silvio Berlusconi, que rechazó ayuda humanitaria desde el extranjero, prometió ayer la reconstrucción de la región. Tras visitar L´Aquila, concentró su intervención en el compromiso de su Gobierno con los afectados por este dramático suceso, anunciando la constitución de «fondos para garantizar a las víctimas hipotecas de bajo tipo de interés» y la determinación del Ejecutivo italiano de «proporcionar todos los recursos necesarios» a un pueblo azotado por la crisis financiera además de por la naturaleza, también con la ayuda de particulares que «ya se han movilizado», añadió Berlusconi.

El daño estimado por aseguradoras sería de entre 2.000 y 3.000 millones de euros. El presidente del Senado, Renato Schifani, afirmó que cada senador aportará a título personal 1.000 euros para la ayuda de los damnificados, mientras que los senadores vitalicios Carlo Azeglio Ciampi, que fue presidente de la República, y Emilio Colombo, de la Democracia Cristiana, donarán íntegramente el sueldo de este mes. El Papa Benedicto XVI anunció que visitará la región de Los Abruzos para dar ánimos a las víctimas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine