09 de abril de 2009
09.04.2009
piratería

Un carguero de Maersk con 20 americanos a bordo, secuestrado por piratas somalíes

Los tripulantes lograron hacerse con el control del barco, pero el capitán está retenido

09.04.2009 | 02:00
Imagen del carguero secuestrado, facilitada por la naviera, aún con su nombre "Maerks Alv".

Los piratas somalíes que capturaron el buque carguero con bandera estadounidense "Maersk Alabama" mantienen retenido al capitán de la embarcación, según dijo uno de los tripulantes a la cadena de televisión estadounidense CNN.

Fuentes del Pentágono informaron ayer que los tripulantes del "Maersk Alabama" han recuperado el control de la nave.

El segundo oficial del "Maersk Alabama", Ken Quinn, señaló en conversación telefónica con CNN que los 20 miembros de la tripulación estaban intentando lograr la liberación del capitán al ofrecer alimentos a los secuestradores en señal de rescate.

Quinn señaló que los cuatro piratas y el capitán están en el bote salvavidas tras haber hundido su propia embarcación cuando asaltaron el buque carguero con bandera estadounidense.

Quinn dijo que la tripulación logró arrestar a un pirata y mantenerlo detenido durante 12 horas y que lo liberó posteriormente a cambio de la entrega del capitán, pero el acuerdo no funcionó.

La nave de 17.000 toneladas fue capturada cuando navegaba cerca de las costas de Somalia.

El carguero navegaba rumbo a Mombasa cuando fue atacado a las 5.00 horas (2.00 GMT) a unos 500 kilómetros de las costas de Somalia, informó la naviera Moller-Maersk en Copenhague.

El acto de piratería ocurrió a cientos de kilómetros del buque de guerra estadounidense más próximo en una de las vías de navegación más peligrosas del mundo.

En el último año buques de guerra de EE UU, Alemania, España, China y otros países han estado patrullando las aguas del océano Indico y del Golfo de Adén en torno a las costas de Somalia desde donde operan los piratas.

La Marina de guerra de Estados Unidos indicó que el asalto ocurrió al nordeste de Eyl, una localidad en la región norteña somalí de Puntland.

Los piratas somalíes cambian constantemente las áreas de sus operaciones para evitar a unas dos decenas de buques de guerra despachados por más de una docena de países, entre ellos Estados Unidos, Alemania, Rusia, España, Francia y China, que patrullan el área por donde cada año transitan unos 16.000 barcos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine