08 de abril de 2009
08.04.2009
violentos disturbios

Moldavia declara persona non grata al embajador rumano

08.04.2009 | 13:28

El presidente de Moldavia, Vladímir Voronin, anunció hoy que el embajador de Rumanía ha sido declarado persona non grata y que el Gobierno moldavo ha implantado un régimen de visados con el vecino país, tras los violentos disturbios la víspera en Chisinau.

Muchos de los manifestantes que tomaron ayer el centro de la capital moldava portaban banderas rumanas y coreaban eslóganes en favor de la unificación de Moldavia con Rumanía.

Voronin, en una reunión celebrada hoy con representantes de la sociedad civil en la capital moldava, ha responsabilizado a Rumanía en gran medida de lo ocurrido ayer.

"Cuando la bandera de Rumanía fue izada sobre la residencia oficial del presidente, quedaron claras las posiciones antiestatales de la oposición. Es evidente que ayer hubo un intento de golpe de Estado", afirmó Voronin, citado por la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti.

"En todos los procesos que han ocurrido aquí está involucrada Rumanía. La paciencia también tiene sus límites. Conocemos a los protagonistas de estos hechos, parte de ellos ha huido", dijo el presidente y líder del Partido de los Comunistas de Moldavia.

Agregó que "la influencia de Rumanía es muy fuerte y se nota una importante actividad de espionaje".

"Hemos tomado la decisión de introducir un régimen de visados con Rumanía. Además, el embajador de Rumanía en Moldavia ha sido declarado persona non grata", dijo el jefe del Estado
De momento no se sabe cuándo el jefe de la misión rumana en Moldavia, Filip Teodorescu, deberá abandonar el país, pero Voronin indicó que ya llamó a consultas a Chisinau a su embajador en Bucarest.

"Las fuerzas del orden detuvieron a 118 organizadores de los desórdenes en Chisinau. Los inspiradores más ricos de estos acontecimientos ya se marcharon del país", agregó.

El jefe del Estado advirtió de que las fuerzas del orden actuarán contra los manifestantes si se repiten desórdenes como los que tuvieron lugar ayer.

La policía tomó esta madrugada bajo control el centro de Chisinau, así como todos los accesos a la capital para prevenir la repetición de los disturbios.

La portavoz del ministerio del Interior de Moldavia, Ala Meleka, dijo hoy que cerca de un centenar de agentes de la policía resultaron heridos ayer en los choques con los manifestantes y que la mitad de ellos tuvo que ser hospitalizada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine