02 de abril de 2009
02.04.2009

Lalín pierde su trozo de la Casa Rosada

El ex mandatario recordó que en la dictadura el Centro Lalín era el núcleo de operaciones de su partido en la clandestinidad

02.04.2009 | 10:14

Los lalinenses se despertaron ayer con la noticia del fallecimiento del ex presidente argentino Raúl Alfonsín, al que algunos siguen vinculando sus orígenes a esta comarca. Los vecinos aún no han olvidado su visita a la capital dezana a mediados de junio de 1984 con más de 15.000 personas abarrotando las calles para recibir al dirigente que encontró en el Centro Lalín de Buenos Aires el lugar para celebrar reuniones clandestinas de su partido durante la dictadura.

El recibimiento a Alfonsín sólo fue comparable al tributado casi sesenta años antes al aviador Loriga en el monte do Toxo. Buena parte de la población recuerda los comercios cerrados, la suspensión de las clases en los colegios y millares de gargantas gritando "Lalín- Alfonsín"en las inmediaciones de la Praza do Concello en la que una enorme alfombra de flores cubría casi toda la calle." Pero vamos a tener que pisar esto", dijo entonces el dirigente, impresionado por la composición floral que el entonces alcalde, Xosé Cuiña, había encargado a técnicos ponteareanos, expertos en este tipo de composiciones. Desde niños de corta edad hasta los ancianos ondeaban en esa calurosa jornada pequeñas banderas de España y Argentina que se habían repartido, esperando por la llegada de Alfonsín, recibido por Cuiña en el campo de fútbol,a donde llegó en helicóptero acompañado, entre otros, por su esposa,María Lorenza Barreneche.

Pero la visita se había concretado años antes en Buenos Aires donde un joven Cuiña Crespo conoció al ex presidente de la República Argentina (1983-1989) a través de dirigentes del Centro Lalín. En el país austral, se comprometió a visitar la capital dezana si llegaba a la Casa Rosada y cumplió. Alfonsín y Cuiña accedieron al casco urbano en un Mercedes Benz saludando a los millares de visitantes.

Último regreso

Alfonsín regresó al Deza el 31 de noviembre de 2003, invitado por el actual alcalde, Xosé Crespo, con motivo de su visita a Ribadumia y a la capital provincial. Ya con menos energía y acompañado de uno de sus hijos y un nieto fue recibido en el consistorio, aplaudido por numerosos de sus paisanos que emprendieron el camino contrario al de millares de gallegos décadas atrás. "Argentina no es un país rico, es potencialmente rico",dijo al ser interrogado sobre la grave situación de la nación que fue una de las grandes potencias mundiales, aunque muchos años antes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

 
Enlaces recomendados: Premios Cine