28 de julio de 2008
28.07.2008
40 Años
CRITICÓ A LOS PAÍSES RICOS, QUE "PERMANECEN INACTIVOS" ANTE LA CRISIS GLOBAL
 

Raúl Castro advierte a EE UU de que Cuba no variará su política de Defensa

28.07.2008 | 02:00
Raúl Castro ondea una bandera del "26 de julio". / efe/alejandro ernesto

El líder cubano dijo que se mantendrá la continuidad al margen del resultado electoral en EE UU.

Efe / santiago de cuba
El presidente de Cuba, Raúl Castro, afirmó ayer, en el discurso del acto principal del Día de la Rebeldía Nacional, que Cuba continuará sin descuidar su defensa, independientemente del resultado de las elecciones en Estados Unidos.
"Junto a la producción, la defensa continuará sin descuidarse, independientemente de los resultados en las elecciones presidenciales en los Estados Unidos", dijo Raúl Castro en Santiago, frente al cuartel Moncada, ante unas 10.000 personas.
Al acto asistió la cúpula del Partido Comunista de Cuba y del Gobierno y estaba presidido por una gran pancarta con una foto del ex presidente Fidel Castro y el lema: "Victoria de las Ideas".
Raúl Castro destacó el balance de los ejercicios realizados entre el personal militar, los reservistas y la población en general en los distintos ejercicios que tuvieron lugar el año pasado como parte del Ejercicio Moncada.
El presidente dijo que los resultados fueron "satisfactorios" en el occidente y centro de la isla; destacó el desarrollo de la operación Caguairán para el entrenamiento de las reservas y los preparativos en noviembre, como cada cuatro años, para la realización del ejercicio Bastión.
En la misma fecha del año pasado, Raúl Castro reiteró el ofrecimiento de resolver "el prolongado diferendo" que mantienen Cuba y Estados Unidos en la mesa de negociaciones, como ya apuntó en diciembre de 2006 durante el día de las Fuerzas Armadas. "La nueva administración que surja (en EE UU, tendrá que decidir) si mantiene la absurda, ilegal y fracasada política contra Cuba o acepta el ramo de olivo que tendimos en el 50 aniversario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias", dijo Raúl Castro en julio de 2007. EE UU elegirá en noviembre al sucesor de George W. Bush, al que La Habana acusa de recrudecer el bloqueo económico y comercial contra la isla.
Raúl Castro citó con frecuencia a su convaleciente hermano Fidel Castro, de 81 años, que gobernó Cuba por casi medio siglo hasta febrero pasado y no aparece en público desde esta misma fecha de 2006 por una enfermedad intestinal. Reiteró que la revolución cubana es "socialista" y que él no traicionará jamás a los mártires de la revolución.
Criticó Raúl Castro a los dirigentes de países ricos y a las grandes trasnacionales, que "permanecen inactivos" ante la crisis mundial, en "una actitud no solo egoísta e irresponsable, sino además suicida, pues todos vivimos en este pequeño planeta".
De las reformas que ha impulsado, citó la distribución de tierras ociosas y el pago a maestros jubilados para que regresen las aulas, pero no medidas nuevas que muchos cubanos esperaban. Anunció una recuperación del turismo, que ha crecido 14,8% entre enero y junio de 2008, respecto al mismo periodo de 2007.
Pidió a los ciudadanos
que no esperen recibir sólo buenas noticias
Raúl Castro confirmó asimismo el pronóstico de que se avecina una época de austeridad mundial que el país tropical enfrentará con recursos limitados. En este contexto, el líder cubano solicitó a sus compatriotas que trabajen y produzcan más, y que no se acostumbren a recibir sólo noticias buenas. Castro pintó un sombrío panorama mundial económico que impactará a la isla. No obstante, no hizo ningún anuncio de índole económica ni dio pistas respecto al futuro de la ineficiente economía socialista que heredó de manos de su convaleciente hermano Fidel.
"La revolución ha hecho y continuará haciendo cuanto esté a su alcance para seguir avanzando y reducir al mínimo las inevitables consecuencias de la crisis internacional para la población", explicó en Santiago de Cuba, en el extremo oriental de la isla.
"Hay que acostumbrarse a no sólo recibir buenas noticias", prosiguió ante el cuartel que asaltó en 1953 bajo las órdenes de su hermano. Raúl Castro ya había advertido hace un par de semanas que el negativo contexto internacional podría frenar sus planes para aumentar los salarios y reactivar la economía.
Por ello Castro insistió en la necesidad de que los cubanos sean eficientes y ahorren, sobre todo en combustibles. Así, Castro enfrió las expectativas y pidio a sus compatriotas que hagan más sacrificios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook