05 de julio de 2008
05.07.2008

Polonia rechaza el escudo antimisiles de EE UU si no moderniza su Ejército

05.07.2008 | 02:00

"La oferta es insuficiente porque no garantiza nuestra seguridad", dice el Gobierno polaco

El primer ministro polaco, Donald Tusk, anunció ayer que Polonia no aceptará albergar elementos del escudo antimisiles de Estados Unidos mientras no se le compense adecuadamente, lo que convierte a Lituania en alternativa para este plan. "La oferta de Estados Unidos ha sido hasta ahora insuficiente, porque no garantiza nuestra seguridad si nos convertimos en sede de su sistema balístico", explicó Tusk en rueda de prensa, en la que lamentó la falta de acuerdo, tras un año de negociaciones, aunque se mostró abierto a recibir nuevas propuestas.
"Queremos seguir conversando con EE UU y esperamos una respuesta a estas exigencias sobre seguridad", añadió el dirigente polaco, que considera que las negociaciones con Washington aún no han llegado a su fin.
Tras las declaraciones de Tusk, todo apunta a que cada vez es menos probable que Polonia sea la sede del escudo antimisiles estadounidense, después de unas negociaciones en las que Washington no ha conseguido satisfacer las demandas de seguridad de Varsovia, que se traducen en importantes compensaciones militares a cambio de su aceptación.
"Nuestro objetivo en la negociación siempre ha sido la seguridad de nuestro país. Ésta es la prioridad ya que convertirnos en sede del sistema balístico entraña también un peligro, por eso es necesario aumentar nuestra seguridad", dijo Tusk.
Durante toda la mañana, el jefe del Ejecutivo polaco y sus principales ministros permanecieron reunidos y en contacto con el presidente del país, Lech Kaczynski, para analizar la situación y valorar la última oferta.
Tusk mantuvo una conversación de cuarenta minutos con el vicepresidente estadounidense, Dick Cheney, quien intentó convencer al polaco de la conveniencia de que su país se convierta en una de las sedes de este escudo antimisiles, una idea que sin embargo rechazan la inmensa mayoría de los ciudadanos polacos.
Las exigencias de Varsovia resultan ser demasiado altas para EE UU, que no está dispuesto a sufragar la modernización de las Fuerzas Armadas polacas a cambio de desplegar su sistema de defensa, tal y como exige Polonia, que especialmente demanda nuevos aviones y baterías de misiles tipo Patriot.
El Tratado europeo
Por otro lado, el presidente polaco, Lech Kaczynski, aseguró ayer a su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, que "Polonia no será un obstáculo" en el proceso de ratificación del Tratado de Lisboa.
Durante una entrevista telefónica, Sarkozy recordó que el Tratado había sido negociado por el propio Kaczynski y que Polonia se había comprometido a ratificarlo. En su respuesta, "el presidente polaco afirmó que Polonia no será un obstáculo en la ratificación del Tratado", según el comunicado del presidente francés.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook