El Senado de Estados Unidos aprobó ayer un proyecto de ley para la asignación de fondos para las guerras en Irak y Afganistán que prevé el comienzo de la retirada de los soldados estadounidenses de territorio iraquí en cuatro meses.

El proyecto de ley, aprobado por 51 votos contra 47 y que la asignación de 122.000 millones de dólares para la guerra, contiene una cláusula no vinculante que indica que las tropas estadounidenses deberían estar de regreso a casa para el 1 de abril del año próximo.

La medida es similar a un proyecto de ley aprobado por la Cámara de Representantes la semana pasada que condiciona la entrega de los fondos para la guerra al comienzo de una retirada en Irak que debe completarse para el 1 de septiembre de 2008.

Ahora, las dos Cámaras del Congreso deben armonizar sus respectivas versiones antes de enviar el proyecto de ley unificado al presidente de EE UU, George W. Bush, quien tiene que firmarlo para que la medida pueda convertirse en ley.

Pero el presidente estadounidense ha asegurado en reiteradas ocasiones que vetará cualquier proyecto de ley que imponga un calendario para la retirada de las tropas.

En unas declaraciones en los jardines de la Casa Blanca junto a los miembros republicanos de la Cámara de Representantes, Bush insistió ayer en su oposición a vincular la adjudicación de fondos para la guerra a una retirada militar.