Rice hizo estas declaraciones en la rueda de prensa celebrada en Jerusalén tras tres días de reuniones con los dirigentes israelíes, palestinos y jordanos. La secretaria de Estado llegó a la región este pasado domingo, en la que supone su cuarta gira por la zona en cuatro meses en un intento por relanzar las negociaciones entre las partes.

"Algo han conseguido, como es la celebración de reuniones muy regulares entre ambos en las que no hablarán únicamente sobre las cuestiones de cada día, sino también sobre el horizonte político", afirmó la secretaria de Estado, quien precisó que ella misma podría participar ocasionalmenten en algunas de estas reuniones. En todo caso, precisó, "de momento no están negociando sobre el estatus final".

Asimismo, la secretaria de Estado aseguró que existe una "vía de cooperación" con el nuevo gobierno de unidad nacional palestino, formado por Hamás y Al Fatá y que entró en vigor la semana pasada.

No obstante, reconoció que el proceso de paz se ha vuelto "más complejo" por la presencia de Hamás en el Ejecutivo, por su renuncia a reconocer a Israel y a rechazar la violencia. A su juicio, los esfuerzos de paz se han visto "bloqueados" por la negativa de Hamás a aceptar estas dos demandas internacionales.

Rice explicó también que su enviado especial, el teniente general Keith Dayton, podría intentar establecer una serie de marcos de referencia mínimos con ambas partes, a fin de impedir el lanzamiento de cohetes desde los territorios palestinos contra Israel o de mejorar la movilidad de personas y mercancías palestinas en los puestos controlados por Israel. En todo caso, precisó, estos aspectos deberían figurar en las conversaciones entre Abbas y Olmert, añadió.

La secretaria de Estado expresó también su esperanza de que se establezcan las condiciones previas para unas negociaciones de paz y a la pregunta de si es posible que se alcance un acuerdo durante de paz el mandato del actual presidente estadounidense, George W. Bush, contestó: "No es algo inconcebible".

Por otra parte, Condoleezza Rice afirmó que los Estados de la región deberían participar activamente en el proceso de paz de Oriente Próximo y que los países árabes deberían empezar a tender la mano a Israel para garantizar la seguridad del Estado hebreo y facilitar el final de la ocupación de los territorios palestinos.