Milicianos de la insurgencia en Irak están em-pleando a menores para ejecutar ataques suicidas, una nueva táctica nunca antes observada desde el inicio de la nueva estrategia desplegada en Bagdad por Estados Unidos para contener la violencia en la capital, según denunció ayer el vicedirector de Operaciones Regionales del Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas estadounidenses, el general Michael Barbero.

El general admitió a los periodistas que el pasado domingo se percataron de que un vehículo que atravesó un puesto militar estadounidense llevaba en su interior a dos menores, visibles, en la parte trasera del mismo. "Los menores en los asientos traseros disminuye las sospechas, así que les dejamos pasar, aparcaron el vehículo, los adultos salieron precipitados y lo detonaron (el vehículo) con los menores en la parte de atrás", denunció Barbero, incidiendo en que si bien "la brutalidad y la naturaleza desvergonzada de este enemigo no ha cambiado", sí es la primera vez que se registra el uso de menores en un atentado con coche bomba en Bagdad.

Víctimas kurdas

Por otro lado, ocho personas murieron y otras 21 resultaron heridas la noche de ayer en un atentado perpetrado por un suicida con un camión bomba contra una sede de la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK) en Mosul, 440 kilómetros al norte de Bagdad. Además, al menos tres personas murieron ayer y otras 17 resultaron heridas en varios ataques y atentados en distintos puntos de Bagdad. En la capital iraquí hallaron en 24 horas un total de 61 cadáveres enterrados con señales de torturas.