Los ejercicios "Iqtidar" (poderío), los primeros que el Ejército iraní realiza en el nuevo año persa que comenzó el miércoles, tienen como objetivo "mostrar la capacidad defensiva de las fuerzas navales", dijo el comandante de la fuerzas naval iraní, general Sayad Koyki.

Explicó que estas maniobras se desarrollarán hasta el próximo día 30 en las aguas territoriales iraníes, y que durante los ejercicios las fuerzas probarán varias armas y material militar de fabricación nacional, incluidos misiles mar-aire y aire-mar.

Según Koyki, en estos ejercicios, participan diferentes fuerzas navales, incluidas fragatas y un submarino de fabricación iraní.

"Las fuerzas navales muestran sus capacidad defensiva para proteger las aguas del golfo Pérsico, utilizando las armas y material militar de fabricación nacional", recalcó el general Koyki, a quien citan los medios de comunicación locales.

Irán había celebrado una docena de maniobras terrestres, navales y aéreas durante los últimos doce meses, en las que los militares iraníes afirmaron que probaron "con éxito" varias armas de fabricación iraní, incluidos diferentes tipos de misiles.

Los nuevos ejercicios se producen en medio de la tensión por las actividades nucleares iraníes entre la República Islámica y Estados Unidos, país que tiene importantes bases militares en el golfo Pérsico, a donde ha enviado recientemente tres portaaviones.

Irán rechaza suspender el enriquecimiento de uranio, al considerar que es un "derecho legítimo" de los iraníes, por lo que el Consejo de Seguridad de la ONU estudia ahora un borrador de resolución para endurecer las sanciones.

El líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, advirtió el miércoles de que su país responderá con fuerza a un eventual ataque, mientras instaba a los países árabes del golfo Pérsico, todos aliados de Washington, a aliarse con Irán para "proteger la seguridad de la zona".